BenahavisBenalmádenaCasaresEsteponaFrigilianaFuengirolaMálagaManilvaMarbellaMijasNerjaOjénRincón de la VictoriaSan Pedro de AlcántaraSotograndeTorre del MarTorremolinosTorroxVélez

Costa del Sol

La Costa del Sol es uno de los destinos turísticos más conocidos e internacionales del litoral español. Son unos 150 kilómetros de playas, puertos, acantilados, arenas, rocas y calas que corresponden a la provincia de Málaga. Y tiene bien merecido su nombre porque el sol no falta en los doce meses del año. Además, su ubicación próxima al Estrecho le facilita unas condiciones climáticas privilegiadas. Temperaturas moderadas a lo largo de todo el año, con una media de unos 19ºC. Algo que la convierte en un atractivo todos sus visitantes, especialmente para las gentes del norte de Europa y de las islas Británicas.

Desde los años 50 del siglo pasado, la Costa del Sol ha atraído a un sinfín de visitantes y turistas. Como consecuencia de ese flujo constante de personas los hoteles y alojamientos han mejorado constantemente. Por eso la oferta de hoteles de la Costa del Sol es una de las más importantes de todo el Mediterráneo. En muchos de ellos es necesario reservar con antelación, pues están muy solicitados.

El glamour y el lujo, la modernidad y la tradición, el encanto y atractivo de la llamada “beautiful people” fueron y siguen siendo señas de identidad de buena parte de los destinos de la Costa del Sol. Fuengirola, Benalmádena, Mijas, Marbella y Puerto Banús son algunos de los nombres más populares y conocidos.

Los hoteles de la Costa del Sol y la oferta de servicios turísticos para los visitantes abarcan todo tipo de gustos y necesidades: desde le turismo activo, el aprendizaje de español, el lujo, actividades culturales, de naturaleza y senderismo, talasoterapia, náutico, el golf, hasta el sol y playa más habituales. De hecho el turismo es la principal actividad de la zona y se cuidan con esmero los detalles.

La capital de la provincia y de la propia Costa del Sol es la ciudad de Málaga. Una auténtica metrópoli con uno de los aeropuertos de mayor tráfico de pasajeros de España y de Europa. Su crecimiento ha sido exponencial en las últimas décadas hasta posicionarse entre las diez ciudades más importantes de España. Los hoteles de la ciudad y de sus alrededores están preparados para atender todas las necesidades y actividades de los visitantes. Se celebran congresos internacionales, conferencias; para ello cuentan con el Palacio de Ferias y Congresos. Además, también se realizan numerosas actividades culturales como el festival de cine de Málaga que se ha convertido en una referencia internacional.

En Málaga merece la pena pasear por la calle Larios, vía principal de la ciudad. Sus parques están cuidados y preciosos en las distintas estaciones del año. El puerto de Málaga se ha modernizado, convirtiéndose en una referencia para el turismo de cruceros y para otras actividades náuticas. Además, los varios paseos marítimos de la ciudad son lugares idóneos para pasear. No hay que perderse el museo Picasso, que está situado en el Palacio de los Condes de Buenavista, que ya de por sí merece la pena. Tampoco hay que olvidarse de la visita a la Alcazaba, ni al Teatro Romano.

De hecho, toda la Costa del Sol ofrece al visitante numerosas muestras de la historia de las distintas civilizaciones que han pasado por la zona. Los restos de arte rupestre, las tribus prerromanas, los restos romanos, los tiempos de Al-Andalus y las épocas posteriores han dejados su impronta en el territorio y en sus localidades. Por eso, desde los hoteles de la Costa del Sol se puede conocer las poblaciones del interior. Lugares como Ronda o Antequera, ofrecen riquezas singulares donde se pueden combinar opciones distintas a la de la tumbona y la toalla.

También es interesante conocer los diversos espacios naturales de la Costa del Sol, como la desembocadura del Guadalhorce y las sierras interiores. Y otras riquezas como Nerja y su cueva. Lugar para indagar en la naturaleza y en la historia, pero también en actividades como el festival de música y danza. Toda la provincia tiene numerosas actividades culturales y fiestas tanto religiosas como profanas donde se siguen manteniendo vivas numerosas tradiciones. De todas ellas, una que siempre impresiona es la semana santa malagueña. El Cristo de Mena acompañado por la Legión que llega desde Melilla provoca una experiencia sorprendente.

De la Costa del Sol hay que destacar el carácter acogedor de sus gentes, abiertas al mundo y a sus visitantes. También es un lugar perfecto para disfrutar de la buena mesa, de los ricos dulces y de fantásticos vinos del país. La Costa del Sol, además, para muchos de sus visitantes es un destino perfecto por los numerosos campos de golf donde disfrutar de este deporte. De hecho, algunos le cambian el nombre y la llaman la costa del golf.