Calpe

Calpe es inconfundible. Esta localidad de la Costa Blanca se extiende bajo la sombra del Peñón de Ifach. La seguridad y la tranquilidad de la que hacen gala, la convierten en un destino ideal para familias, a la vez que su riqueza natural es un imán para los amantes de los deportes acuáticos.

En sus 13 kilómetros de costa el visitante puede descubrir hasta 14 playas y calas. Algunas poseen la Q de calidad como las de Arenal-Bol y de Levante-Fossa, otras disponen de zonas de juego como la de Cantal Roig, mientras que las calas como la Gasparet o la Calalga huyen del bullicio.

El municipio alicantino ofrece multitud de alojamientos. Los hoteles en Calpe están adaptados al público infantil y familiar. Además cuenta con establecimientos modernos con sistema de spa cercanos a las playas y al Paseo Marítimo. Asimismo, los apartamentos en Calpe presentan un alto grado de calidad y son otra de las posibilidades a tener en cuenta a la hora de reservar acomodo.

El Peñón de Ifach es el símbolo de toda la Costa Blanca. Es una roca calcárea de 332 metros de altura que está unida a la localidad por un itsmo. Alrededor del Peñón se pueden realizar múltiples actividades. Hay playas de aguas claras, se encuentra el Real Club Naútico de Calpe (uno de los cinco clubs naúticos con los que cuenta la ciudad) y el puerto pesquero, y, además, el Peñón se convierte en un lugar de peregrinación para escaladores y buceadores, quienes investigan la belleza natural de este enclave costero. Existe un Centro de Interpretación y un camino para recorrerlo a pie.

Por si la naturaleza no fuera suficiente, Calpe ofrece al visitante propuestas culturales por su caso antiguo e incluso por su línea de playa. Una buena opción es pasear y descubrir los edificios de Ricardo Bofill o visitar lugares como el Museo del Cómic o el Torreo de la Peça.

Los accesos son buenos. Calpe cuenta con estación de tren y conexión mediante autobús con las ciudades de Alicante, Valencia, Madrid y Barcelona. Para llegar en coche existe la opción de la Carretera Nacional o la Autopista del Mediterráneo. El aeropuerto más cercano es el de Alicante, situado a 70 kilómetros.