Madrid

Madrid es una ciudad

relativamente “nueva”, cuyo crecimiento e importancia surgió de

una decisión real. Había que crear una capital para España y ésta

debía de estar en el centro del país. En 1561, Felipe II decidió

mover su Corte a Madrid, dando comienzo así a su papel e

importancia. Según fuentes históricas en el lugar había habido

antes asentamientos de diferentes culturas, pero no fue hasta este

siglo cuando Madrid comenzó a desarrollarse como la gran urbe que

es ahora.

Desde entonces, la

villa se ha convertido en una ciudad llena de vida donde se mezcla lo

castizo con lo moderno y donde los madrileños y visitantes tienen

una gran oferta de cultura y ocio. Destacan sus museos,

considerados algunos como los mejores del mundo, así como sus

tiendas y edificios. Madrid es una ciudad palpitante que

disfruta de sus bares y a la que le gusta tomarse una cañita con

espuma en la barra de sus tascas. Madrid pasea por sus parques, viaja

en metro y llena los teatros de la Gran Vía. Madrid es un mundo a

descubrir. ¿Quieres conocerla?

Indispensables

Como toda ciudad tiene

sus indispensables, lugares icónicos que se han ganado esa

denominación por varias razones. En el caso de la capital la lista

es muy larga y a veces si se tiene poco tiempo, habrá que verlos

por fuera o dejarlos para otra ocasión. Será una buena excusa

para regresar una y otra vez.

Palacio

Real

El papel de Madrid como

capital surge de una monarquía, por eso en la lista de

indispensables no falta el Palacio Real, un edificio de

grandes dimensiones ubicado en la Plaza de Oriente. Su

arquitectura sobria contrasta con sus ricos interiores, donde

destacan el Salón del Trono, la Cámara de Gasparini,

así como la Escalera de Sabatini. El palacio actual se

comenzó a construir en el siglo XVIII y en sus dependencias se han

vivido episodios vitales para la Historia de España. Sigue siendo la

residencia oficial de los Reyes, aunque ya no habiten en él. Si vais

en miércoles o en sábado, podréis disfrutar de la ceremonia de

Cambio de Guardia Real que se realiza en la Puerta del

Príncipe (de 11:00 a 14:00 y en julio, agosto y septiembre, de

10:00 a 12:00).

Plaza Mayor

Uno

de los rincones más bellos de la capital, sin duda. Además, en

este 2017 se cumplen 400 años de su construcción por lo que a

lo largo del año va a haber diferentes actividades para celebrar la

efeméride. La plaza está porticada y al traspasar alguno de

sus arcos entraréis de pleno en el Madrid de los Austrias.

Tiene tres puntos de interés destacados: la estatua de Felipe

III, la Casa de Panadería (fue por donde comenzó a

construirse la plaza en 1590) y el Arco de Cuchilleros (una de

las nueve entradas a la plaza). En Navidad es especialmente

concurrida, ya que allí se coloca un Mercado de Navidad, que

atrae a miles de madrileños y turistas.

La Puerta del Sol

A poca distancia se

localiza el corazón de Madrid: la Puerta del Sol. Pero además

se puede decir que también es el corazón del país, ya que allí

se encuentra el kilómetro cero de España, a partir del cual se

miden todas las carreteras del estado. La Puerta del Sol es conocida

por todos los españoles, ya que con las campanadas de su reloj,

ubicado en la Casa de Correos, entramos cada 31 de diciembre

en el año nuevo. En la plaza destacan otros monumentos como el Oso

y el Madroño, una escultura que es símbolo de Madrid.

Gran Vía

Una

de las calles más importantes de la ciudad, donde además de buenos

hoteles, existe una gran cantidad de tiendas de cadenas nacionales e

internacionales. Asimismo no faltan los teatros con una oferta

muy amplia de obras nacionales con actores de reconocido prestigio y

musicales. De estos últimos destaca el musical

del Rey León, en el Teatro Lope de Vega, que lleva

años en cartelera y que sigue atrayendo a una gran cantidad de

público a las butacas.

Museo

del Prado

Una de las mejores

pinacotecas del mundo. Este museo alberga grandes obras de la

Historia del Arte de pintores como Diego de Velázquez,

Francisco de Goya, el Bosco, el Greco o Zurbarán, entre otros

muchos. Merece la pena pasar las horas recorriendo sus salas y

siempre hay que estar atento a las exposiciones temporales, ya

que son de gran calidad y dan un enfoque nuevo a las obras y cuadros

clásicos. Ofrece entrada gratuita de lunes a sábado de 18:00

a 20:00 y los domingos y festivos de 17:00 a 19:00. Eso sí, las

horas de entrada gratuita suelen ser las más confluidas y es normal

que se formen largas filas.

Museo

Reina Sofía

Para los amantes del

arte contemporáneo no puede faltar una visita al Museo

Reina Sofía, donde además se encuentra uno de los mejores

cuadros de la historia del siglo XX: el Guernica de Pablo Picasso.

Se puede disfrutar también de visitas gratuitas los lunes de 19:00 a

21:00; miércoles - sábados de 19:00 a 21:00 y los domingos de 13:00

a 19:00. Hay que recorrer sus salas y dejarse sorprender por las

rompedoras apuestas artísticas del siglo XX, así como por las

muestras artísticas que organizan periódicamente. El tiempo

dentro pasa volando.

Museo

de arte Thyssen-Bornemisza

Conforma el último

museo del llamado Triángulo de Oro, junto al Prado y al Reina

Sofía. Este espacio expositivo privado cuenta con colección

permanente rica en obras de autores desde el siglo XIII hasta las

postrimerías del siglo XX. Destacan sus exposiciones temporales,

para las que es recomendable comprar las entradas con antelación

porque suelen estar muy demandadas. Así evitaréis las esperas.

El Retiro

El pulmón de la

ciudad. El Retiro es un parque en el que merece la pena perderse.

Lejos del tráfico y del ruido, aquí se puede hallar la paz,

aunque también el movimiento porque hay zonas muy concurridas. Es

un parque extenso que alberga numerosos rincones que podréis

descubrir con un paseo. Así, os recomendamos que marquéis en

vuestra lista los siguientes: Palacio de Cristal, el estanque,

el Palacio de Velázquez y el Paseo de las Estatuas.

Antes de ir no dejéis de leer este curioso artículo sobre

siete curiosidades de El Retiro.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ruta

Cinco Museos, Otro Madrid

Aparte de los tres

museos indispensables antes nombrados, Madrid atesora una lista de

pequeños espacios expositivos muy curiosos e interesantes. De

hecho, desde hace poco cinco de estos museos, el Lázaro Galdiano,

el Sorolla, el Cerralbo, el de Artes Decorativas y el Museo del

Romanticismo se han unido para ofrecer a sus visitantes

un bono para poder visitar los cinco espacios por tan sólo 12 euros.

La iniciativa se llama Ruta

Cinco Museos y se tiene de tiempo 10 días y además se dá

una tarjeta con la que el titular podrá ir otro sábado del año con

un acompañante. Todas estas casas museo se localizan en palacetes

del siglo XIX y XX, por lo que tienen un encanto especial ya de

por sí.

Chueca,

un barrio con ambiente

Madrid es una ciudad

abierta y muestra de ello es el barrio de Chueca, una zona

gay-friendly donde ha proliferado la comunidad LGTB. Hay desde

librerías especializadas en literatura homosexual, trans y queer,

hasta tiendas con diseños exclusivos, hoteles y locales de marcha.

El corazón del barrio es la plaza de Chueca. El Día del

Orgullo Gay es todo un acontecimiento y se celebra una de las

Parade más multitudinarias de Europa. De hecho atrae a miles de

personas de todo el mundo que celebran esta festividad y llenan las

calles del barrio de colorido y diversión sin tapujos ni prejuicios.

Mercados

de Madrid, una vuelta de tuerca

A principios de los

años 2000 este tipo de establecimientos languidecían en otras

partes de España, pero eso en Madrid les ocurrió dar una vuelta

de tuerca y convertir a sus mercados tradicionales en algo más.

Así surgió por ejemplo el Mercado de San Miguel, que reabrió

sus puertas en 2009 como un espacio gastronómico donde

comprar y poder disfrutar en mesas del producto fresco. Es un mercado

gourmet de referencia. Con el tiempo los mercados se han ido

transformando imitando este modelo y se pueden encontrar otros de

esta tipología en la ciudad como el Mercado de San Antón, en

Chueca e incluso se han reformado espacios culturales de la ciudad y

se les ha dado un nuevo rol. Este es el caso del Mercado Platea,

en el Barrio de Salamanca. Allí existe la posibilidad de

probar auténticas creaciones de estrella Michelín.

Buscando

el Madrid antiguo: El Rastro

El

domingo es para muchos días de misa, pero también para otros muchos

día de vermú y de Rastro. Todas las mañanas del séptimo

día de la semana y algunos festivos se despliegan puestos

variopintos por las calles del céntrico barrio de La Latina.

Alrededor de la Ribera de Curtidores, el paseante puede

encontrar de todo desde ropa actual hasta artilugios descatalogados,

libros de segunda mano, utensilios de cocina... Anteriormente se

podían comprar incluso animales vivos, hoy en día una

ordenanza lo prohíbe. Para recorrerlo es aconsejable saber que hay

zonas acotadas que más o menos venden material homogéneo. Algunas

de ellas son la calle Fray Ceferino González (donde se

vendían los animales), la calle de San Cayetano (cuadros y

pinturas), la calle de Rodas (revistas, postales antiguas,

cromos), la calle del Carnero y a calle Carlos Arniches

(libros de viejo) o la Ronda de Toledo (música). El horario

es de 9:00 a 15:00. Lo mejor entre compras es parar en

alguna de las tascas que rodean al rastro a tomar algún

bocadillo de calamares o una tosta. Eso sí acompañada de una

caña de cerveza con dos dedos de espuma o por un chato del mejor

vino de la casa.

Librerías

con encanto

Cada

vez más los viajeros se confiesan enamorados de la literatura

y cada vez más está de moda visitar las librerías de la

ciudades por las que se pasa. Aunque la crisis se haya llevado

por delante cientos de ellas, en

Madrid sobreviven unas cuantas dignas de ser vistas. Una de

ellas es la librería Ocho

y Medio, frente al Cine Princesa, dedicada al Séptimo Arte.

En sus estanterías están colocados guiones junto a biografías o

libros de análisis audiovisual. Pero además de letras, los lectores

podrán sentarse en la parte del fondo a tomar un café o degustar un

aperitivo. Otra librería con encanto se encuentra en Malasaña,

se trata de un concepto de tienda que une los vinos y las letras.

Tipos Infames

vende novedades editoriales y acompaña la venta con posibilidad de

tomar un vino en sus instalaciones. Las hay más alternativas como

Traficantes de Sueños,

donde el procomún y la temática social llenan las páginas de sus

libros o la Librería

Desnivel para viajeros, donde encontrar todo tipo de material

y libros relacionados con las aventuras y los viajes.

Madrid

para niños

Además

de cultura para adultos, la capital dispone de una amplia oferta

de lugares para que los más pequeños de la casa disfruten de su

esencia. Un espacio que suele atraer la visita de cientos de

niños llenos de ilusión es la Casita

Museo del Ratón Pérez. Allí vive el Ratoncito Pérez

con su familia y se podrán descubrir todos los secretos de este

personaje popular tan querido por los peques cuando se les empiezan a

caer los dientes. Otro sitio que sin duda agradará a los menores y

no tan menores de la casa es el Parque Warner Madrid, un

parque temático lleno de atracciones, espectáculos y mucho más.

Está a poca distancia de la ciudad y alberga un recinto lleno de

sorpresas y emociones. Se puede llegar a él o bien en transporte

propio o cogiendo el cercanías con la línea C-3 para bajarse en

Pinto y coger allí el autobús

413 de “La Veloz”. También se puede coger el autobús

412 desde el Intercambiador de Villaverde Bajo. Si lo que

os apetece es un plan dentro de la ciudad y rodeados de naturaleza,

la visita al Zoo Aquariu debe

aparecer en vuestra lista de prioridades. En este mismo sentido, otro

punto de interés que puede ser muy atractivo es Faunia,

donde se representan varios ecosistemas del mundo y donde las

familias podrán descubrir el comportamiento de animales y las

características de la flora según su hábitat.

El

Real Madrid, una institución

Madridistas

los hay en todo el mundo, por eso no es extraño que uno de lugares

de Madrid que atrae a una gran número de turistas sea el Estadio

de Fútbol Santiago Bernabéu, donde además se encuentra el

Museo del Real Madrid. Para visitarlo existe la posibilidad de

participar en el Tour

Bernabéu gracias al cual el visitante verá lugares

emblemáticos para el club blanco como los vestuarios, las gradas

o el túnel, los banquillos y el terreno de juego. Igualmente se

observarán las once Copas de Europa ganadas por los sus

jugadores a lo largo de la historia del club. El recorrido dura

aproximadamente una hora y media y los días de partido tiene

un horario especial.

Cómo

Moverse por la ciudad

Madrid

es una ciudad grande, pero el centro es muy asumible si se quiere

recorrer a pie. Desde la Plaza del Sol al Museo del Prado, por

ejemplo, sólo los separan unos 20 minutos caminando. Igualmente la

Plaza de España está cerca, así como el Palacio Real. No obstante,

Madrid es

una ciudad unida a su metro. La red de metro y la de

cercanías la conecta con bastante buena frecuencia (es

recomendable evitar la hora punta). El metro lleva incluso al

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, aunque actualmente la

línea que lleva, la

Línea 8, se encuentra en obras para su mejora. Se pueden sacar

abonos de 10 viajes para que salga más barato el viaje. Este

abono se puede compartir entre varias personas. Igualmente Madrid

cuenta con una flota de autobuses que une sus barrios con el centro y

entre sí.

Dónde

dormir

El

plano de la villa nos muestra numerosos puntos donde alojarse en

Madrid. Además, lo que es muy importante y destacable, hay

establecimientos para todo tipo de clientes. Por ejemplo, los

más exigentes pueden elegir hoteles históricos como el Ritz

o el Wellington,

en los que sus paredes han visto desfilar a importantes personajes

del siglo XX y del XXI. Para elegir un hotel céntrico sin necesidad

de gastarse mucho dinero, uno puede decantarse por la zona de la

Gran Vía. Allí hay una gran oferta adaptable a todos los

bolsillos. Otra zona muy demandada y con unas infraestructuras

adecuadas es el área de Atocha

y alrededores, desde donde se pueden alcanzar numerosos puntos de la

ciudad tanto en transporte urbano como a pie. Asimismo, si se va a

Madrid a para participar en algún evento que se celebre en IFEMA,

la oferta de hoteles en la zona es muy competitiva al igual que en el

área del aeropuerto.