Quinta Avenida de Nueva York

Columna vertebral del callejero de la isla de Manhattan –las calles perpendiculares van aumentando la numeración de los portales a medida que estos se alejan de la calle- la célebre Quinta Avenida de Nueva York es la calle comercial por antonomasia de la ciudad que nunca duerme.

Naciendo en el Washington Square Park, en Greenwich Village; discurriendo, en dirección norte, por el centro de Midtown (al este de Central Park), y a través de Upper East Side y del Harlem y yendo a morir a orillas del río Harlem, la Quinta Avenida fue primero residencial y luego comercial, estatus que adquirió en el año 1983, cuando se levantó el Hotel Astoria (luego Hotel Waldorf-Astoria), en el mismo solar que hoy ocupa el Empire State Building. Aunque lo cierto es que el primer edificio realmente comercial que se levantó en esta calle, fueron los grandes almacenes B. Altman and Company. Fue el germen de un distrito de compras que, enseguida, atrajo a las damas de la clase alta de la sociedad y a las empresas que quisieran servirles.

Las tiendas y negocios más lujosos de la Gran Manzana comenzaron a abrir sus puertas en la zona con el comienzo del siglo XX… por lo que fue cuestión de tiempo que los más acaudalados se vinieran a vivir también a la zona… concretamente a la franja de la Quinta Avenida situada entre la calle 59 y la calle 96, justo frente a Central Park, donde se alzan los elegantes edificios levantados, en la década de los años 20, por arquitectos del renombre de Rosario Candela y J. E. R. Carpenter. Muy ligeramente modificado el aspecto de la zona con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, el viajero que camina por estas calles va descubriendo, uno tras otro, algunos de los edificios y construcciones más señeras de todo New York (o Nueva York, según se prefiera): Empire State Building, Biblioteca Pública de Nueva York, Rockefeller Center, Catedral de San Patricio, Metropolitan Museum of Art o el museo Guggenheim son algunos de estos edificios….estrella.