Polanco, el barrio más in de Méjico D F

O, si se prefiere, de Ciudad de Méjico. Territorio situado en la zona oeste de la ciudad y en el que, un buen número de edificios históricos, se mezclan con usos residenciales, comerciales y corporativos, Polanco tiene, entre sus muchas peculiaridades, que la gran mayoría de sus calles y avenidas fueron nombradas en honor a personas que dieron gran contribución a la ciencia o a la literatura, como podrían ser los casos de Newton, Galileo, Homero o Edgar Allan Poe… por poner sólo algunos ejemplos.

Echando una mirada a la Historia vemos que, lo que hoy es Polanco, fue, allá por el siglo XVI, la Hacienda de San Juan Morales, unas tierras donadas al conquistador de Méjico, Hernán Cortes, por el rey de España. Aquel las dedica a la plantación de moreras –de ahí el nombre- con las que alimentar gusanos de seda.

Tras la Revolución Mejicana (1910-1917) la Hacienda se irá parcelando y, una vez urbanizada, comienza a recibir pobladores de clase media procedentes del centro de la ciudad, profesionales liberales y miembros de las muy numerosas colonias judía, española, alemana y libanesa, las cuales construyen mansiones y casonas de estilo colonial californiano

Será con el tiempo cuando lleguen a Polanco rascacielos, galerías de arte, exclusivas boutiques, hoteles exclusivos así como restaurantes y zonas corporativas que le dan otro aire de vida a la zona y la hace un imán tanto para vivir como para ir de compras y pasear, y un sitio cosmopolita en la capital de Méjico.