Alpes franceses

Francia es un país muy variado y entre todos los atractivos que ofrece destaca en los meses invernales su amplia oferta de lugares donde practicar deportes de invierno. Uno de los puntos de mayor atracción para los amantes de los esquís son los Alpes franceses, un territorio con más de 100 estaciones preparadas para saciar las necesidades de aventureros, familias, deportistas expertos, parejas... En su amplio espacio se pueden encontrar desde lugares de lujo hasta pequeños pueblos con encanto. Situados en el sudeste de Francia pertenecen a la región Ródano-Alpes (Rhône-Alpes).

Es además en los Alpes franceses donde se encuentra el pico más alto de toda la cordillera, el Mont Blanc, un gigante de 4.810 metros que aguarda la visita de expertos alpinistas cada año. Para quienes no tienen formación en este campo existe la posibilidad de hacer una pequeña excursión en el tranvía del Mont Blanc, que parte desde Fayet o de Saint-Gervais y que en verano llega hasta el Nid d´Aigle (2372 metros), primera etapa de los alpinistas. Otros lugares que se deben visitar en los Alpes son Grenoble, la puerta de entrada a los Alpes, Annecy, los parques naturales de Ecrins, La Vanoise y Vercors y el Lago Leman.

Por supuesto a estos atractivos hay que sumarles las pistas de esquí francesas donde destacan lugares como la estaciones situadas dentro del resort Les Trois Vallées, con más de 600 kilómetros unidos en ocho estaciones como Courchevel, Méribel, Brides-les-Bains o Val Thorens; las que se encuentran en la prefectura de Isère, como las estaciones de Alpe d´Huez, Les Deux Alpes, Vaujany o Villard de Lans; las situadas en la Alta Saboya como Chamonix, Morzine o Megève o las que se encuentran en Saboya al que igual que Les Trois Vallées como Val d´Isere o Tignes. En ellas, hay espacio para todo tipo de esquiadores, desde los iniciales que encontraran pistas sencillas hasta los auténticos profesionales que se podrán enfrentar a pistas negras de gran dificultad.