Pirineo AndorraPirineo AragonésPirineo CatalánPirineo Francés

Pirineos

España, Andorra y Fracia. Estos son los tres estados que se reparten los Pirineos, una cordillera montañosa llena de bellos rincones, arraigadas tradiciones, villas de cuento e impenetrables bosques. Los Pirineos son un destino atemporal, preparado para ofrecer actividad durante todos los meses del año. Sus pistas de esquí, sus ríos, sus balnearios y sus senderos tienen mil caras, dispuestas a ser descubiertas.

Los Pirineos cruzan desde el Cabo de Creus hasta el Golfo de Vizcaya, más de 450 kilómetros de largo que se complementan con partes que llegan a los 150 kilómetros de ancho. Su pico más alto, el Aneto (3.304 m), se encuentra en el Pirineo Aragonés.

Es en invierno cuando se abre uno de sus principales atractivos: las estaciones de esquí. En el Pirineo Catalán se encuentran estaciones como por ejemplo Baqueira Beret, Boí Taül, Masella, Port Ainé, Espot Esquí o La Molina. Junto al Pirineo Catalán se alza el Pirineo Aragonés donde los deportes de nieve tienen su lugar en las estaciones de Cerler, Candanchú, Formigal, Panticosa o Astún, entre otras muchas. En Andorra, la actividad llena las estaciones de Grandvalira y Vallnord (unión de Ordino, Arinal y Pal) y en el Pirineo Francés destacan estaciones como Ax 3 Domaines, Saint-Lary Soulan, Les Angles, Barèges La Mongie, Cauterets Pont d`Espagne o Luchon-Superbagnères. A lo largo de sus kilómetros esquiables, las posibilidades son muchas y no abarcan únicamente a los tipos de esquí, sino que se pueden practicar casi todos los deportes de invierno (snowboard, raquetas, trineo, descensos...).

Durante el resto del año, las montañas y las localidades se mueven en un perfecto engranaje para que la actividad no pare. En Andorra, además de hacer turismo de compra, se puede visitar el balneario de montaña más grande de Europa, mientras que en Aragón se puede hacer turismo por lugares históricos como Aínsa o atreverse a realizar deportes de aventura en sus ríos y montañas. En el área francesa, el senderismo gana protagonismo, mientras que en el Pirineo Catalán, la variedad toca todas las ramas.

El área dispone de un gran número de habitaciones, sobre todo en localidades cercanas a las pistas de esquí o a los parques naturales. No lo pienses y reserva con tiempo tu hotel o apartamento en el Pirineo.