Trucos para mejorar tu sentido de la orientación

Gracias a la tecnología, la orientación ya no es tan básica para la supervivencia como hace unos siglos. No obstante, sigue siendo importante para que podamos viajar y no nos perdamos. También hay grados. Por ejemplo, en plena naturaleza es esencial saber algunos trucos para saber llegar a destino, mientras que en las ciudades una pregunta a tiempo o un taxi pueden salvarnos de deambular por barrios no deseados y de perder horas y horas de un tiempo muy valioso.

orientación Indicador de distancia y dirección a ciudades europeas

Con el fin de que mejoréis un poco vuestro sentido de orientación, aquí van algunas ideas y trucos que podéis poner en práctica en vuestra próxima aventura.

Utilizar nuestra app para llegar al alojamiento

Desde nuestra app gratuita para Android e iOS podéis buscar vuestra reserva de alojamiento y desde allí pulsar sobre «Cómo llegar», os llevará directamente desde el punto en el que estéis hasta vuestro alojamiento reservado. La orientación no falla. ¡No tiene pérdida!

Memorizar el camino

Una solución muy sencilla cuando no sepáis dónde estáis es regresar paso por paso por el camino que habéis recorrido. Esto exige que, mientras caminéis, memoricéis diferentes elementos que os encontréis en el trayecto. Si es una población con edificios es más sencillo, puesto que podéis aprender e incluso apuntar en un papel o fotografiar con vuestro móvil algún local o monumento. En la naturaleza es más enrevesado, pero con un poco de esfuerzo se consigue.

Usar una brújula para orientarnos

La brújula es una herramienta que muchos consideran como un elemento romántico. Pero en la montaña y en los caminos os guiará siempre hacia el destino que busquéis. Las brújulas apuntan siempre al norte. Junto a la brújula debéis llevar un mapa en el que la colocaréis para orientarla hacia el punto que queráis llegar.

Torres altas, una buena referencia

Si viajáis a una ciudad, coged de referencia desde el primer día alguna torre o edificio alto, que sobresalga sobre el resto. Por ejemplo, en Barcelona podéis tomar como muestra la Torre Agbar. Si estáis alojados cerca y os habéis perdido no tenéis más que buscarla y dirigiros hacia ella.

Mantener la calma

Estar tranquilo y con la mente fría ayuda a pensar mejor. Así que si os habéis perdido, contad hasta 10 para recobrar la calma. Así, vuestras decisiones serán más lógicas y os ayudarán a resolver la situación con mayor grado de satisfacción.

El camino más sencillo: preguntar

A veces la manera más fácil de orientarse es preguntando. No hay nada más directo que pronunciar las palabras mágicas: ¿Podría usted ayudarme, por favor? Si vais a un país extranjero, usad el inglés: Excuse me, could you tell me where X (el punto que busquéis) is? Eso sí, estad atentos a la respuesta y si no la entendéis, haced que os la repitan.

Todos los metros llevan a Roma

Las grandes ciudades juegan con la ventaja de disponer de un sistema de metro que une los principales lugares de interés. Si os veis en la situación de andar sin rumbo, bajad a la primera parada de metro que veáis y combinad las líneas hasta dar con el lugar donde deseéis ir. Con el autobús es más lioso, pero también es posible.

La tecnología ayuda con la orientación

Como hemos nombrado al principio de esta entrada, la tecnología se ha instalado en nuestra sociedad para salvarnos la vida. Aplicaciones como Google Maps os guiarán con acierto a través del móvil. Escribid en ella el lugar de destino y una flecha se moverá con vosotros por el mapa. Eso sí, antes de salir del hotel, acordaros de dejar la batería cargada al 100%. y aseguraros de que el GPS del móvil está encendido, sino no funcionara.

Y vosotros, ¿que trucos nos podríais dar para tener una buena orientación?

Artículos relacionados

↑

Llévanos en tu bolsillo ¡gratis! Descarga nuestra APP y ¡ahorra!