Hamburg

La ciudad alemana de Hamburg -Hamburgo- es uno de los 16 estados federados de Alemania, lo que le concede una gran autonomía. Su puerto es el segundo más grande de Europa después del de Rotterdam y es un punto clave en su economía. La gran ciudad está formada por siete distritos llamados burgos que se dividen en 105 barrios. Debido a la cercanía del mar, el clima es más suave que en las zonas del interior, siendo julio y agosto los meses más calurosos. Su historia comienza en el 808 d. C. con Carlomagno, que mandó edificar el castillo Hammaburg para vigilar el norte del río Elba.

La visita a Hamburgo puede comenzar en la Plaza del Ayuntamiento, en donde se encuentra el edificio neorenacentista del ayuntamiento, que hoy en día también se utiliza para exposiciones y otros fines. Esta es considerada una de las ciudades más verdes de Alemania, por lo que es imprescindible disfrutar del Planten un Blomen, el pulmón verde de la ciudad. En el apartado cultural hay varios museos por ver, siendo el más importante el Kunsthalle. También es interesante para las familias con niños el divertido Miniatur Wunderland, un museo con un mundo en miniatura.

Hamburg es una ciudad muy vinculada al puerto, por lo que no hay que perderse la subasta de pescado en el Fischmarkt. La calle de Jungfernstieg es la zona de compras por excelencia, con hasta diez galerías comerciales. Un relajante crucero por el lago Alster es otro imprescindible, ya que nos muestra la ciudad desde otra perspectiva. Esta es una urbe muy animada, y prueba de ello es el barrio Reeperbahn en la zona de St. Pauli, la zona de copas en donde The Beatles comenzaron a tocar. Está repleta de bares y pubs pero también hay sex-shops y otros locales de ocio.

En la ciudad alemana el alojamiento ofrece muchas posibilidades. Los apartamentos están en alza, con ofertas interesantes en el centro en donde hay desde apartamentos sencillos a otros más lujosos. Lo más habitual ha sido siempre reservar un hotel, con establecimientos de estilo moderno y urbano, así como algunos hoteles de categoría superior. No obstante, en las ciudades europeas es habitual el hostal o el hostel, que son alojamientos más sencillos orientados a un público joven. La gran mayoría de los lugares para alojarse se buscan en el distrito del centro, que es en donde se ubican las actividades y monumentos.

El centro de la ciudad está bien comunicada por tren o por autobús con los aeropuertos de Hamburgo-Fuhlsbüttel y Lübeck. Uno de los transportes más utilizados en el centro de la ciudad para moverse rápidamente es la red de metro, conocida como U-Bahn. El tren también es popular, llamado S-Bahn. Los taxis son de color beige y también son una buena alternativa, aunque el coste siempre será mayor que viajando en el metro.

Esta ciudad alemana también cuenta con el Festival Dom, en el que se pueden degustar las famosas salchichas típicas y deliciosas cervezas. Se celebra en el barrio de St. Pauli y dura un mes, celebrándose tres veces al año, en el inicio de la primavera, el verano y el invierno. El recinto de Heiligengeistfeld se llena de atracciones y hay espectáculos y actividades para niños o adultos. La ciudad también destaca por ofrecer los mejores musicales y por ser el lugar en donde se puede ver algún partido de la Bundesliga, la liga alemana de fútbol.