Tandil

Situada a unos 360 kilómetros de Buenos Aires Capital Federal, Tandil pertenece a la provincia de Buenos Aires y se incluye en la región de la pampa húmeda argentina. Fue fundada en 1823 por el gobernador colonial Martín Rodríguez, posteriormente estuvo largos años despoblada como consecuencia de los ataques indígenas y en 1895 fue declarada ciudad. Su aire despejado y sus paisajes montañosos han convertido a esta localidad en un centro de salud y placer que atrae a numerosos turistas todos los años.

Qué ver en Tandil

Los mayores atractivos turísticos de Tandil son el Parque Independencia, el cerro Centinela, el Calvario, la Piedra Movediza, el Lago del Fuerte, el castillo morisco con su mirador y el circuito comercial de la ciudad. Además, en este destino es posible visitar varios museos. Los más importantes son el Museo Tradicionalista del Fuerte, inaugurado en 1963, el Museo Municipal de Bellas Artes, el Museo de Arte Religioso y el Museo de Ciencias Naturales Mucinat.

Qué hacer en Tandil

Perderse por las calles de la ciudad es un buen plan para relajarse y disfrutar de su atmósfera apacible, además de poder ir de compras por sus varias tiendas y comercios. Los apasionados por la naturaleza suelen emprender una excursión de senderismo por el Camino Misterioso. Su nombre se debe a que, aparentemente, se trata de un descenso por una cuesta, cuando en realidad se trata de un ascenso, gracias a un fenómeno de ilusión óptica. También es muy entretenido visitar el parque del Origen, donde se descubren cuatro réplicas de dinosaurios a escala real, construidas en metal. Muchos viajeros deciden llegar a este destino durante la Semana Santa, ya que las celebraciones recuerdan a las que se realizan en Sevilla.

Dónde alojarse en Tandil

Tandil se distingue por la cantidad y calidad de su oferta de alojamiento, que incluye hoteles y hostales y complejos de apartamentos. Algunos de los hoteles, situados a poca distancia del lago del Fuerte, disponen de cuidados jardines, zona de barbacoa y cómodas habitaciones muy bien equipadas. Inclusive hay hoteles que admiten mascotas. Asimismo, existe una oferta de hoteles elegantes, situados a las afueras del centro urbano, que disponen de piscina, salas para eventos y reuniones, restaurante y todos los elementos del confort moderno de gama media y/o alta. En el centro urbano es posible reservar alojamiento en hostales o albergues de atmósfera desenfadada, aunque confortables y modernos. En general, cualquier tipo de alojamiento ofrece conexión Wifi.

Cómo llegar a Tandil y moverse por la región

Como norma general, la manera de acercarse a esta localidad es desde Buenos Aires, ya sea desde la ciudad como desde sus aeropuertos. La distancia entre ambas ciudades es de 360 kilómetros, que en coche se pueden cubrir en unas 4 horas y 30 minutos tomando por la autopista Ricchieri . Además, es posible llegar en autobús desde Buenos Aires. Las empresas que administran la ruta que une a la Estación Retiro en Buenos Aires con la estación de autobuses de Tandil son Cóndor Estrella, El Rápido y Río Paraná, y los viajes duran más de 8 horas. Desde Mar del Plata, que se encuentra a unos 170 kilómetros, es posible acercarse conduciendo por la ruta provincial 226.

Datos de interés para preparar el viaje al centro de Argentina

El clima de Tandil es suave, sin situaciones extremas, y la temperatura media anual es de 14 º C. Las temperaturas máximas oscilan en los 20 º C y más durante enero, mientras que en junio, julio y agosto son cercanas a los 8 º C. Con respecto al panorama gastronómico local, se observa mucha variedad de cocina de estilo local e internacional. Es posible desayunar, comer, merendar y cenar en bonitas cafeterías y pastelerías, en distintos restaurantes, asadores y pizzerías, y saborear productos típicos de la región, como son los salames, quesos, dulces y otros productos regionales. En resumen, este destino es muy acertado para quienes viajan en familia, en pareja o con amigos, tanto en busca de relax como de turismo activo.