​Melbourne

​Melbourne es conocida como la capital cultural y deportiva de Australia, y que esta ciudad del estado de Victoria tiene una vida y un ambiente que llama la atención. Tras Sidney, es la segunda más poblada de todo el país, con más de 4 millones de habitantes. Melbourne se localiza junto al río Yarra y tiene su parte más destacada en el centro histórico donde predominan edificios históricos y galerías comerciales, aunque no hay que dejar de sorprenderse por su parte más moderna, donde edificios de vanguardia nos acogerán durante nuestra visita a este punto geográfico, casi en las antípodas de España.

Para empezar nuestro paseo por Melbourne nos acercaremos hasta la Flinders Street Station, donde nos dejaremos sorprender por la estación de tren de gran belleza, que se alza frente a la Catedral de St. Paul y el Ian Potter Centre. Paseemos por los alrededores para perdernos en el mercado de Queen Victoria o para llegar hasta la puerta de la Oficina General de Correos de Melbourne, un edificio histórico que merece la pena visitar. En la zona de Southbank, en la parte sur del río, hay que sacar la cartera a pasear en las tiendas y bistros de comida que nos ofrecen una amplia oferta de menús internacionales a los que es difícil resistirse. Tras un tentempié en esta zona se puede uno perderse en sus museos conociendo mejor la ciudad gracias al Melbourne Exhibition Centre, al Melbourne Maritime Museum, a la National Gallery of Victoria o el Arts Centre Southbank. Otra opción es hacer un crucero por el río Yarra, una experiencia que no deja indiferente a ninguno de los viajeros que optan por esta aventura en Melbourne. Para los amantes de los libros, una visita que les encantará será la que les lleve hasta la Biblioteca de Victoria, cuya sala de lectura central de forma octogonal es uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Además, dispone de wifi para consultar nuestro siguiente destino en la ciudad.

Otra forma de conocer Melbourne es recorrerla en tranvía. Hay tarjetas especiales de transporte que nos permitirán subirnos y bajarnos cuando queramos. Aunque también es importante saber existe la Free Tram Zone, un área en la que es gratis subirse a este medio, una gran forma de que nuestro viaje nos salga económico. Es una línea pensada para los turistas, así que recorre los principales puntos de interés del centro. Para salir fuera de esa área, hay que hacerse con una tarjeta de transporte que se llama myki card y que es de fácil uso.

Que Australia fue tierra de bandidos y presos es voz populi por eso una visita que suele gustar mucho es la que lleva hasta Melbourne Gaol, una antigua cárcel del siglo XIX, en la que pasaban su tiempo los principales criminales de la isla, y a que día de hoy es una visita indispensable en Melbourne. También imprescindible es subirse a la Melbourne Star, una noria similar al London Eye, de 120 metros de altura con cabinas con capacidad de hasta 25 personas, desde la que se ve toda la ciudad. Y para ver naturaleza, nada como perderse por los Jardines Botánicos Reales llenos de vegetación, un precioso lago y escondites que os sorprenderán.