Monte Verde

Monte Verde es una pequeña localidad cargada de encanto a la que merece la pena acercarse desde Sao Paulo. Se encuentra en la Sierra de Mantiqueira a una altitud de 1600 metros por encima del nivel del mar. Por tanto, no esperes altas temperaturas. Durante todo el año su clima es seco y entre frío y templado. Con unas máximas de 26 grados en el verano.

Qué ver en Monte Verde

La zona de la noria es uno de los lugares más visitados por los turistas. La belleza espectacular de las cimas de la Sierra de Mantiqueira reflejadas en el lego es objeto de cientos de fotografías al año. El paisaje es inigualable. En invierno, además, la nieve y el hielo le prestan un encanto adicional. El mirador del aeropuerto rivaliza con el lago y la noria. El paseo para llegar hasta él está plagado de desniveles, pero las vistas son las más bellas del lugar. Si agudizas la mirada verás el pino más antiguo de Monte Verde. Se dice que ya estaba ahí antes de que se fundara la ciudad. El parque Vermer Grindberg es el lugar perfecto para practicar senderismo. Como ves, el mayor atractivo de la zona es su exuberante naturaleza. Aunque el centro de la ciudad concentra una gran cantidad de tiendas, restaurantes y servicios.

Qué hacer en Monte Verde

Acercarse a la Cascada Siriema y los rápidos Itapuá es obligado. El paseo dura una hora aproximadamente y es de 1 km de longitud. Contiene algunas cuestas, pero es fácil para recorrerlo con niños y con personas que no se encuentren en plena forma. La Cascada del Negro, con un salto de agua de 154 metros, es una de las atracciones principales de la zona. Está a 10 km de la ciudad, pero se pude llegar en coche por una carretera pavimentada. Allí se puede asistir a espectáculos de luz y sonido que hacen las delicias de muchos turistas. Puede que creas que ya lo has visto todo en cuanto a flora, pero te falta por visitar el orquideario. Allí podrás contemplar las más bellas orquídeas, pero también las plantas carnívoras más voraces y mortales. Ni más ni menos que 150 especies fascinarán tanto a niños como a mayores. También hay cáctus y plantas exóticas.

Dónde dormir

El alojamiento es variado y existe una amplia oferta en este destino, ya que es uno de los preferidos por los habitantes de la cercana Sao Paulo. Puedes encontrar un hostal económico o un hotel a tu medida tanto en la ciudad como en los alrededores. Chalets, posadas y pensiones completan la oferta hotelera de esta bonita localidad brasileña.

Transporte

Llegar a Monte Verde es la primera aventura que vivirás en tu visita a la ciudad. Puedes llegar en avión a su pequeño aeropuerto, que consiste en una única pista y un hangar. Desde allí se realizan también vuelos panorámicos para observar la ciudad desde el cielo. O puedes calzarte unas botas cómodas y una mochila y subir a pie por caminos empinados que solo pueden recorrerse caminando o en moto. Sea como sea, la experiencia merecerá la pena. Moverse una vez has llegado a la ciudad es más sencillo.

Otros datos de interés

Monte Verde es también un lugar donde realizar una completa ruta gastronómica que te descubrirá, entre otros, los aceites y vinagres de Brasil (de oliva los primeros, de frambuesa, por ejemplo, los segundos. Cervecerías, restaurantes de cocina francesa y locales especializados en charcutería de la zona sorprenderán tu paladar con sabores simples pero sabrosos que no esperabas. LAs frutas tropicales llegadas del mercado de Sao Paulo se convertirán en tu postre favorito.