​Qué ver en Victoria, British Columbia

Victoria, la capital de British Columbia, no es quizá la ciudad más conocida de Canadá. Sin embargo, su belleza y todo lo que tiene que ofrecer la convierten en un destino muy completo para pasar al menos un par de días recorriendo sus jardines, sus museos, sus monumentos y su costa. Hay que tener en cuenta que dispone de una amplia oferta de hoteles, entre los que se pueden encontrar desde alojamientos de gran lujo que ocupan edificios históricos hasta hoteles de gama media y económicos.

Para empezar a conocer la ciudad una idea es acercarse hasta el puerto donde encontraremos parte de su patrimonio entre el que destaca el Parlamento de la Columbia Británica. Data finales del siglo XIX y presenta un estilo historicista que recuerda a los edificios vieneses con sus cúpulas en color verde. Es aquí donde la Reina de Inglaterra se reúne con el mandatario de la Columbia Británica. Igualmente el monumento se ilumina cada noche, creando una imagen que merece la pena ver, ya que es uno de los principales reclamos de la ciudad.

Frente a él está el puerto donde se pueden observar embarcaciones de recreo e incluso casas flotantes. En las calles aledañas se puede disfrutar de las terrazas y los restaurantes que llenan de vida esta parte de Victoria. Desde este puerto existe la posibilidad de contratar una de las atracciones más divertidas de Victoria. Se trata de excursiones en barco que llevan hasta aguas abiertas para ver ballenas en plena libertad. Es una experiencia inolvidable que gustará a grandes y pequeños. Si no os atrevéis a realizarla, también se puede visitar el Acuario Shaw Ocean Discovery Centre, un centro que alberga una gran cantidad de fauna del mundo marino. Asimismo para conocer la relación entre la ciudad y el mar así como su historia, una visita al Museo Real de la Columbia Británica es una buena idea, ya que cuenta con más de 7 millones de objetos contextualizados y explicados. También hay cabida para el arte de los primeros pobladores de la zona e incluso se puede ver una reproducción de un mamut lanudo.

Victoria es considerada como una de las ciudades más románticas del mundo en los rankings habituales y eso ese debe en parte a la existencia de sus jardines. Entre todos destacan los Jardines Butchart que están aproximadamente a 20 kilómetros del casco urbano y que, además de una gran cantidad de diferentes tipos de vegetales, cuenta con rincones y monumentos como la hermosa fuente del dragón en el jardín japonés, las estructuras del jardín de rosas o el colorido del jardín mediterráneo. A lo largo de sus 22 hectáreas de terreno, estos jardines con más de un siglo de historia nos transportan a otro mundo, un mundo diferente, dependiendo de la época del año en la que nos encontremos. Lo más recomendable es visitarlos en verano y primavera, ya que es cuando lucen un mayor colorido porque las flores están en plena explosión de colores. Asimismo, no faltan los conciertos, las actividades y las exposiciones que dinamizan el espacio. Las estadísticas dicen que este lugar es visitado cada año por más de un millón de viajeros. No obstante, Victoria disfruta de muchos más rincones verdes que la convierten en la ciudad de los jardines. Entre ellos destacan algunos más como el Hatley Park National Historic, los Abkhazi Garden o Beacon Hill Park, entre otros.