​Riohacha

​Riohacha es una localidad ubicada frente al mar Caribe que pertenece al departamento colombiano de la Guajira. Con una población aproximada de 278.000 habitantes, es considerada una de las ciudades más antiguas de América, fundada por los españoles en el siglo XVI. El municipio es el segundo en extensión de su departamento y limita con los municipios de Maicao, Manaure, Barrancas, Distracción, San Juan del César, Hatonuevo y Dibulla. La ciudad principal es conocida como el "Fénix del Caribe", por haber resistido a los diversos ataques marítimos. Del mismo modo, también se le bautizó con el apodo "Portal de Perlas" por la extracción de estas esferas de nácar por parte de los europeos. En la actualidad su puerto es exclusivamente de uso turístico y ocupa una localidad que cuenta con paradisíacas playas, magníficos espacios naturales y varios rincones culturales de obligada visita.

Qué ver en Riohacha

El lugar ofrece a los visitantes atractivos rincones relacionados con la cultura o con la naturaleza. En la Plaza de Padilla los turistas descubrirán el monumento en honor almirante José Prudencio Padilla, que fundó la Armada Nacional y participó en importantes batallas. La ciudad también alberga diversos inmuebles históricos relevantes entre los que destacan la Capilla de los Capuchinos, la Casa de las Fuentes, la Catedral de Nuestra Señora de los Remedios y el Teatro Aurora. El Santuario de Fauna y Flora los Flamencos es un área rural ubicada a unos 17 kilómetros del centro de la ciudad. La reserva natural se sitúa en el corregimiento de los Camarones y allí los visitantes podrán ver como se alimentan las majestuosas aves rosadas. En la localidad sigue habiendo población indígena y por ello se han conservado espacios Shi Mukshi o lugares sagrados considerados rincones energéticos como la Desembocadura del Arroyo Guerrero o la Laguna Salada.

Qué hacer en Riohacha

Actualmente en la localidad se suele practicar el agroturismo por los corregimientos de Choles, Matita y Tigreras. Del mismo modo, está en auge el ecoturismo en las áreas de Pozo García y el Delta del Río Ranchería. Los visitantes también disponen de seis playas urbanas de arena blanca, destacando Playa del Guapo, Playa La Raya y Playa Marbella. Asimismo, si se desea disfrutar de la tranquilidad, la localidad dispone de paradisíacas playas vírgenes. El Paseo de la Marina está formado por las playas de la ciudad, mientras que el muelle turístico es un espacio perfecto para disfrutar de una caminata y de las vistas del mar Caribe. Los amantes del ecoturismo costero se deleitarán con el Valle de los Cangrejos, un paraje situado en el Delta del Río Rancheria que cuenta, además de con una extensa vegetación, con una notable población de crustáceos. Las playas de Mayapo, ubicadas a media hora por carretera, atraen a cientos de turistas que desean practicar vela, kitesurf o windsurf.

Dónde dormir en Riohacha

Como ocurre en el resto del departamento de la Guajira, la localidad cuenta con varios hoteles boutique donde disfrutar del descanso tras un agradable día de paseos. Ejecutivos, familias y parejas encontrarán el alojamiento perfecto en la localidad colombiana. Del mismo modo, se facilitan hostales y establecimientos rurales desde los que iniciar interesantes excursiones.

Transporte en Riohacha

La ciudad cuenta con un sistema de transporte público con varios autobuses. No obstante, debido a su paso irregular, se recomienda a los turistas utilizar el servicio de taxi. Asimismo, la localidad tiene una terminal de autobuses que conecta con otros municipios colombianos así como un aeropuerto que comunica con diferentes ciudades del país. Barranquilla se sitúa a unas dos horas por carretera y Bogotá se encuentra a aproximadamente una hora en transporte aéreo.

Otra información de interés

La gastronomía está marcada por la cultura wayuú, siendo el ingrediente más utilizado la carne de chivo guisada o asada. La bebida más popular es el chirrinchi y el postre más recomendado es el dulce de papaya con canela. En los alrededores de Riohacha los visitantes podrán disfrutar de un día con las familias pertenecientes a la comunidad wayuú y admirar el color de sus tejidos, sus danzas y sus interesantes costumbres.