Islas Feroe

Las islas Feroe pertenecen a Dinamarca y se sitúan en el océano Atlántico, muy cerca de Islandia y de Noruega. El archipiélago está compuesto por 18 islas y una gran parte de sus 50.000 habitantes viven en su capital, Tórshavn. La región tiene orígenes celtas y sus primeros colonizadores fueron noruegos para después, con el paso de los siglos, pasar a formar parte de la corona danesa. Actualmente las islas están consideradas como un país autónomo con lengua propia, pero que se encuentran adheridas al reino de Dinamarca. La cultura de las islas Feroe se encuentra muy influenciada por sus raíces nórdicas, además, la mayoría de documentos, relatos o poemas se han transmitido de forma oral a lo largo de los años porque la lengua nórdica antigua no se escribía.

La isla de Streymoy es la más grande de la región y es allí donde se sitúa la capital, Tórshavn. En la ciudad los visitantes podrán recorrer lugares tan interesantes como el Museo Nacional y el Museo de Arte de las Islas Feroe. Del mismo modo, destacan en la ciudad otros lugares imprescindibles para cualquier turista como el Faro, la Catedral y Tinganes. Este último lugar resulta una península que se adentra en la bahía y que se caracteriza por sus casas tradicionales de madera y tejados de hierba. En la isla de Vagar se ubican magníficos espacios naturales como el gran lago Sørvágsvatn y los acantilados de Gasaladur. Borðoy es una de las ciudades más pobladas del archipiélago, su capital es Klaksvík, y ofrece a sus visitantes unas vistas únicas de las montañas.

Las islas Feroe son un espacio ideal para aquellos visitantes interesados en excursiones, observación de aves autóctonas y actividades como la pesca. Desde la ciudad de Klaksvík se puede ir en ferry a la isla de Kalsoy, un sitio idóneo para los amantes del senderismo. Las rutas a pie son agradables y comunican con miradores que ofrecen las mejores vistas de las islas. La isla de Mykines es un auténtico paraíso repleto de frailecillos y otras aves marinas, pudiendo también llevar a cabo diversas excursiones en barco entre sus acantilados. Los antiguos senderos descubren rincones idílicos y pueblos pintorescos, pasando por caminos de montañas donde las ovejas pastan con tranquilidad. Las islas ofrecen muchos festivales musicales en los pueblos así como interesantes conciertos al aire libre. Además, en verano se realizan competiciones de piragüismo.

Encontrar alojamiento en la islas Feroe es muy sencillo gracias a la variada oferta de hoteles, hostales y campings. Los turistas descubrirán que pueden hospedarse en un hotel con todas las comodidades sin renunciar a estar con contacto con la naturaleza. En las islas menos pobladas destacan los alojamientos de gestión familiar tipo "bed & breakfast" o las casas de campo, ideales para la época estival. Las islas disponen de campings completamente equipados repartidos entre los rincones más turísticos de territorio.

El aeropuerto de las islas Feroe se sitúa a 56 kilómetros de Tórshavn y dispone de un autobús que conecta con la ciudad. En la época veraniega y una vez a la semana sale un ferry desde Islandia a las islas danesas. Los visitantes pueden moverse por las islas con facilidad en automóvil, por carreteras provistas de puentes y túneles bajo el agua. Del mismo modo, las islas se encuentran conectadas entre ellas a través de una completa red de ferries y la ciudad de Tórshavn dispone de un servicio de autobuses que comunica con las distintas zonas de la capital.

El clima de la islas es templado debido a la Corriente del Golfo y el tiempo es bastante variable con una temperatura media de 13°C. Entre los meses de junio y septiembre las islas disponen de más horas de luz, por ello es recomendable visitar la región en esta época. La moneda oficial del territorio es la corona feroesa aunque el euro es aceptado en algunas ciudades.