El Cairo

El imaginario colectivo hace que solo con decir el nombre de El Cairo aparezca un halo de magia que lo envuelve. Un halo de exotismo, curiosidad y ganas de descubrir qué tiene esta ciudad que hace que sea un imán que atrae nuestra atención. El mundo del Egipto más antiguo con sus papiros, jeroglíficos, pirámides y momias alimenta nuestra imaginación, que además se ve estimulada también por la propia grandiosidad del Nilo, las mezquitas árabes, los sonidos de los zocos y los olores de las especias.

El Cairo es una ciudad enorme a ojos occidentales. En la actualidad cuenta con 9,5 millones de vecinos censados, por lo que su extensión es inmensa. Por ello, os recomendamos que a la hora de escoger un hotel, os toméis vuestro tiempo y lo hagáis en una buena zona, segura y bien conectada. Un buen lugar donde se puede pernoctar es la exclusiva isla de Zamalek, rodeada por el Nilo, donde encontraréis hoteles de gama alta, pertenecientes la mayoría de ellos a cadenas internacionales. Además están bien conectados con las principales zonas de interés turístico. Para moverse por El Cairo lo mejor es usar servicio de taxis, son económicos y rápidos, o el metro. También hay autobuses, pero suelen tener una afluencia muy alta, sobre todo en hora punta.

La ciudad contiene mucho patrimonio que visitar. Así que se necesitan varios días para poder conocerla, aunque sea superficialmente. Un lugar indispensable que hay que ver es La Ciudadela de Saladino, sobre la colina de Mokattan, desde donde las vistas son espectaculares y en donde hay que ver la Mezquita de albastro y la iglesia colgante, entre otros lugares. Otro punto que hay que ver es el Museo de El Cairo. Este se ha localizado desde 1902 en la famosa plaza Tahrir, pero ahora, se va a abrir una nueva sede más moderna que completará la experiencia, con más capacidad expositiva para que se pueda disfrutar de más de 100.000 objetos. Este museo alberga una impresionante colección de arte egipcio con estatuas, sarcófagos, objetos de faraones... Además desde la nueva sede complementaria – permanecerán ambas abiertas- se podrán observar las Pirámides de Giza desde unos grandes ventanales.

Por supuesto las Pirámides de Giza, a escasos 20 kilómetros de El Cairo, son otra de las visitas que hay que hacer sí o sí cuando se viaja hasta esta ciudad. Este es el símbolo del país y está conformado por las pirámides de Keops, Kefrén y Micerino, además de por la Gran Esfinge, donde es inevitable sacar la cámara para hacernos una foto. Otra excursión necesaria es la que se puede hacer a los yacimientos arqueológicos de Menfis y Saqqara, a 25 kilómetros de la ciudad, donde descubriréis lugares como la pirámide escalonada, la pirámide de Unas o el Serapeum.

De vuelta a la megalópolis hay que recorrer el bazar de Jan El-Jalili para sentir la vida de Egipto y regatear con los vendedores para llevarnos un recuerdo de nuestro viaje. Asimismo hay que pasear por Bayn al-Qasryn, donde conocer el Mausoleo y Madraza de Qalawun; el Mausoleo de an-Nasir Mohammed y la Madraza y Khanqah del Sultán Barquq. A la lista hay que añadir también una visita a la Mezquita del Sultán Hassan y a la mezquita de Ibn Tulun, la más antigua de El Cairo.