Garrucha

Garrucha es uno de los municipios más importantes y más hermosos de toda la costa de Almería. Con una gran afluencia de turistas todos los años, esta localidad andaluza cuenta con dos atractivos que hay que disfrutar si la visitas: sus playas bañadas por el Mediterráneo y su gastronomía. Desde cualquier apartamento u hotel de la zona podrás disfrutar de ambas cosas y pasar unas vacaciones inolvidables junto a tu familia.

Puesto que Garrucha posee una gran afluencia de turistas en verano, los hoteles son grandes complejos ubicados muy cerca de la playa en los que podrás disfrutar todas las comodidades que imagines. Además, en sus restaurante podrás saborear los platos más típicos de su conocida gastronomía, basada en el pescado de roca y el marisco. El gallopedro, el mero o el pargo suelen prepararse con vino blanco y aceite de oliva, consiguiendo un sabor único. De la misma forma, si prefieres hospedarte en uno de los apartamentos que encontrarás en alquiler, puedes ir al mercado y comprar tú mismo las gambas rojas, el mero, el rape, la caballa o cualquier otro producto de la zona y prepararlos tú mismo en su cocina. Por último, hay que decir que, si no te apetece cocinar, también puedes acudir a cualquiera de los muchos chiringuitos que encontrarás en las playas de este municipio y degustar estos manjares disfrutando de unas incomparables vistas del mar Mediterráneo.

La historia de este municipio es una de las más importantes y antiguas de toda Almería. Y es que, desde hace 5000 años, este pueblo ha sido utilizado como punto estratégico por diversas civilizaciones gracias a su importante puerto, su riqueza minera y por ser lugar de veraneo de las más importantes familias de la aristocracia española. Ya te alojes en un hotel o en uno de sus muchos apartamentos que encontrarás a tu disposición no puedes dejar pasar la oportunidad de dar un paseo por este emblemático puerto, el cual está plagado de restaurantes y comercios en los que poder realizar tus compras. Por otra parte, este pueblo de la costa de Almería cuenta con unas playas de arena fina espectaculares divididas en calas mediante espigones que gozan de múltiples distinciones de calidad. Si te alojas en uno de los hoteles en primera línea de playa, podrás levantarte cada mañana y alegrar tu vista contemplando un paisaje único.