Níjar

Habitada desde el período Mesolítico, tal y como lo demuestran las figuras de piedra halladas en Los Escullos, la comarca de Níjar se encuentra a 30 kilómetros de la ciudad de Almería. Los principales sectores de la actividad económica de la localidad son el turismo y la agricultura, que se desarrolla principalmente en invernaderos.

Uno de los atractivos de la comarca es la Villa de Níjar, que fue fundada por los musulmanes en los inicios del siglo XIII. Destacan su casco histórico, el barrio de la Atalaya y la plaza del Mercado, antiguo lugar de intercambio comercial. En el centro del casco histórico se encuentra la Plaza de la Glorieta, que aparece flanqueada por el edificio del Ayuntamiento y por la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. Este templo fue erigido sobre una antigua mezquita. Merece la pena visitar también la iglesia de Huebro, cuya construcción data del año 1690 y muestra ciertas características típicas del arte mudéjar. Los paisajes naturales de la región invitan a explorar los alrededores. Integran el parque natural Cabo de Gata, declarado como tal en el año 1987, además de haber sido declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Se extiende por 38 000 hectáreas y su costa alcanza los 45 kilómetros de longitud.

Al pasar unos días en un hotel de Níjar vale la pena visitar el Embalse de Isabel II, inaugurado en el año 1850 por la Reina, y también varias construcciones destacadas, como el castillo del Peñón de Inox, el Castillo de Huebro, el Asentamiento de La Matanza, la Necrópolis de El Barranquete y a los castillos costeros de San Felipe en Los Escullos, entre otros enclaves que se descubren al recorrer la región. Disfrutar de las playas mediterráneas es casi obligatorio durante una visita a esta zona de Almería. Existe una gran variedad de playas, que se adaptan a distintos públicos, y que incluyen idílicas calas vírgenes, playas urbanas y una costa que se recorta en formas caprichosas, con sectores de acantilados espectaculares.

En Níjar existe una amplia gama de opciones de alojamiento, que se adaptan a distintos tipos de viajeros. Entre ellos se cuentan las casas rurales de estilo típicamente andaluz, y los complejos de apartamentos de distintas capacidades y estilos. En el centro urbano también hay hoteles con encanto y establecimientos asequibles y con estilo, como puede ser un hostal rural o una casa rural tradicional. Además, es posible instalarse en hoteles frente al mar o cercanos al cabo de Gata, o en zonas de interior, especialmente indicados para quienes desean disfrutar de tranquilidad y contacto con la naturaleza. 

Es posible llegar a Níjar en autobús, mediante la estación de autobuses de Pueblo Blanco, situada a unos 9 kilómetros, la cual gestiona conexiones con Almería y otras capitales de provincia. El destino de tren más cercano se encuentra en Almería. Quien viaja en coche debe acceder a la autopista del Mediterráneo AP7, que une toda la costa mediterránea entre Algeciras y la frontera con Francia. Para moverse por la localidad existe un servicio de transporte urbano comarcal a cargo del propio ayuntamiento. Asimismo, la zona cuenta con un servicio de taxis desde los núcleos urbanos de la Isleta del Moro, San Isidro, Campohermoso y Las Negras.

Unos días de vacaciones en familia en un hotel de Níjar pueden resultar inolvidables, principalmente para quienes aprecian las maravillas de la naturaleza. En el Cabo de Gata es posible realizar paseos en barco, rutas en todoterreno, practicar submarinismo en Las Negras, disfrutar del senderismo el la Isleta del Moro e ir de pícnic a numerosos lugares, entre ellos las Calas del Barronal o Las Salinas. Además, es un plan excelente acercarse hasta el parque temático Oasys, situado en el desierto de Tabernas, para ver los escenarios de rodaje de infinidad de películas del oeste. Finalmente, cabe destacar que gran parte de la cerámica que se vende en Andalucía procede de esta localidad, así que se pueden comprar todo tipo de objetos de cerámica, desde cántaros y platos hasta bonitas figuras.