Rota

Rota es un pequeño y bello municipio ubicado en plena Costa de la Luz, en la provincia andaluza de Cádiz. Bañada por las aguas del océano Atlántico, desde sus hoteles y apartamentos se puede llegar a algunas de las mejores playas del sudoeste de la Península. Además, es un punto estratégico ideal para visitar otras zonas de gran interés turístico, ya que se encuentra a medio camino entre Gibraltar y Portugal. De la misma forma, se puede tomar el vehículo o hacer uso del transporte público para llegar a la capital de la localidad ya que ésta se encuentra a apenas 50 kilómetros. Aunque su principal atractivo es la playa y el sol, Rota también dispone de un gran patrimonio histórico y cultural.

Los hoteles de Rota se caracterizan por estar muy cercanos a las playas que conforman la Costa de la Luz y por respetar el estilo arquitectónico tradicional andaluz. Esto supone que son construcciones de baja altura en las que predominan los arcos y los colores suaves, sobre todo el blanco. No quiere decir que en ellos no se puedan disfrutar de las máximas comodidades, sino todo lo contrario: la mayoría de ellos tienen piscina, circuitos de spa y de masajes, y organizan múltiples actividades de ocio. Por su parte, los apartamentos están enclavados hacia el interior del pueblo y gozan de mayor tamaño, por lo que son perfectos para sumergirse en la forma de vida local en pareja o en familia.

Los orígenes de Rota, en la Costa de la Luz, hay que buscarlos en la Prehistoria. Fundada por los mismos mercaderes fenicios que hicieron lo propio con Cádiz, alberga una necrópolis fechada en la Edad del Cobre. Por todo ello, cuenta con un gran y rico patrimonio cultural e histórico que se puede visitar desde sus hoteles y apartamentos. El Castillo de Luna, construido en el siglo XIII, la muralla que rodea la ciudad y la popular Iglesia de la O son monumentos que no hay que perderse. Aunque, si por algo destaca este pequeño pueblo de la Costa de la Luz, es por sus playas. Alojándose en uno de sus hoteles o apartamentos, la Playa de la Costilla es una visita obligada ya que cuenta con la 'Q' de calidad y la bandera azul gracias a su arena dorada y a sus cristalinas aguas.