Baelo Claudia, playa y ruinas gaditanas

Dedicada la ciudad, en tiempos del Imperio Romano, a la elaboración de pescado en salazón y garum (una salsa muy apreciada por los romanos) está Baelo Claudia enmarcada entre pastizales, palmitos, chumberas y pequeños pinos de porte achaparrado. Mantenida la playa en un estado bastante salvaje, con un centro de interpretación de las ruinas muy bien integrado en el paisaje, lo que espera aquí al bañista es una playa que, terminada en uno de sus extremos en una duna de más de treinta metros de altura, es un escenario hermoso.

Típico ejemplo de arenal atlántico, muy similar a las interminables playas gallegas, Bolonia es perfecta para el baño. Limpia, de arena fina y tramo litoral ligeramente resguardado de los vientos –lo que la hace más apetecible que sus más expuestas vecinas, las playas de Valdevaqueros o Lances-. Y se es aficionado al avistamiento de aves el lugar es ideal, con las aves pasando a un lado y otro del Estrecho a lo largo del año.