Cartaya

Cartaya es una población onubense de la Costa de la Luz famosa por sus playas, que se pueden disfrutar gracias a la oferta de apartamentos y de hoteles situados en primera línea de costa y de mar. Cartaya se ubica en la comarca que hace frontera con Portugal y está separada de Huelva por 26 kilómetros de buena carretera. La distancia a Sevilla es de 112 kilómetros, algo más de una hora de viaje en coche.

La oferta de hoteles de Cartaya es muy reciente y se centra en los alrededores de los dos núcleos de población secundarios y sus playas, los de El Rompido y El Portil en la Costa de La Luz onubense. Los hoteles y apartamentos son principalmente de gama alta, hoteles y complejos de apartamentos, de cinco y cuatro estrellas.

En Cartaya no hay que dejar de ver algunos monumentos singulares. Uno de ellos es el llamado Castillo Fortaleza de los Zúñiga, de principios del siglo XIV, que pasa por ser el atractivo histórico más importante de la población.

En el centro histórico se levantan también las Casas Capitulares algo posteriores del siglo XVI que hacen conjunto con el edificio de las Casas Consistoriales y la plaza renacentista. En los alrededores, se puede callejear para encontrarse con edificios civiles singulares de factura mudéjar.

Entre los edificios religiosos, hay que buscar un tiempo para acudir y ver el viejo Convento de los Mercedarios Descalzos de la Santísima Trinidad -ése es su nombre- de la segunda mitad del XVIII; la Iglesia de San Pedro de finales del XVI y la Ermita de La Consolación.

En la zona de El Rompido hay dos faros, uno reciente y otro antiguo. El más viejo fue acondicionado con ladrillo y piedra con rastros fósiles de la zona de Puerto Real.

Cartaya es una localidad con buenas conexiones por carretera, con una oferta turística combinable con la del Algarve portugués y con alojamientos de calidad y para visitar todo el año en la Costa de la Luz.