Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

¿Necesitas ayuda?

Atención al cliente
o crea tu cuenta con
  • Recibe ofertas, inspiración y novedades de Centraldereservas.com
  • Acumula dinero con tus reservas
  • ¡Invita a tus amigos y os lleváis 10 euros cada uno!
  • Accede a tus facturas
  • Reserva mucho más rápido
  • Guarda tus destinos favoritos

Hoteles en Huelva

Hoteles destacados

Huelva

Cercada por los ríos Tinto y Odiel. Aquí es donde se encuentra Huelva, una ciudad que, a lo largo de los siglos, ha bebido de las culturas tartésica, romana, andalusí, descubridora y británica… al tiempo que se volcó, durante cuatro siglos, hacia América. Y es que, no en vano, desde el puerto de Palos (no lejos de la ciudad) salieron los barcos que protagonizaron el descubrimiento del continente.

La que los romanos llamaron Onuba, tiene una primera visita en El Conquero, una pequeña colina (que aquí llaman cabezo…o cabezos, puesto que hay varias) situada a las afuera de la ciudad, junto a una zona de marismas. Desde aquí se abrazan las mejores vistas sobre la ciudad… lo mismo que desde el popular Santuario de Nuestra Señora de la Cinta –construido sobre un promontorio vecino- y que merece la pena de ser visitado por dos razones: por su bonito claustro de galerías porticadas y porque aquí estuvo Colón tras su primer viaje al, entonces, nuevo continente.

Vista, y seguramente, fotografiada la ciudad desde lo alto, toca bajar a ella y perderse por sus calles, empezando por la muy popular plaza de La Merced (no lejos de aquí, la zona arqueológica Cabeza de San Pedro, con sus muchos restos tartesios, bien que merece una visita) y siguiendo por la plaza de toros y catedral de La Merced (ambos edificios comparten nombre), la plaza de Las Monjas o por los edificios modernistas que, allá por el siglo XIX, mandara construir la poderosa burguesía asociada a la explotación que los ingleses hicieran de las minas de Rio Tinto: el Gran Teatro, el Círculo Mercantil, el edificio de La Unión y el Fénix o el mejor ejemplo de la arquitectura modernista, el antiguo.

Conservatorio de Música. Todos ellos fueron edificios levantados con los dineros de la alta burguesía, una alta burguesía que vivía en la zona de la Alameda Sundheim… la misma zona en la que se construyó el velódromo que pasa por ser el estadio de fútbol más antiguo de España y donde, aún hoy en día, se alza la Casa Colón, que fue la sede central de la todopoderosa Riotinto Company, y el Museo de Huelva, con importantísimos fondos arqueológicos que se ubica en una casona modernista. Allí mismo, el Barrio Obrero, construido, a comienzos del siglo XX, por los ingleses (entonces se bautizó con el nombre de la Reina Victoria) para que vivieran en él los empleados de la compañía. La verdad es que pasear por estas nueve calles, de inconfundible sabor inglés, es un viaje en el tiempo (a aquellos años de patronos mineros ingleses en Huelva) o en el espacio, a la arquitectura de cualquier ciudad industrial inglesa. Ya se sabe: casitas con jardín y fachadas de ladrillo visto.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. Más información

Cerrar
↑