​La Iruela

​La Iruela es un sugerente pueblecito andaluz situado en la Sierra de Cazorla, en la provincia de Jaén. Es un remanso de paz, tranquilidad y buen rollo que invita a contemplar las vistas circundantes y a recorrer sus encantos patrimoniales y comerciales. Se trata de una localidad con pasado prehistórico, pues se ubica en la zona conocida como Adelantamiento de Cazorla que, por su abundancia de recursos, estuvo habitada desde tiempos inmemoriales. Las abundantes pinturas rupestres de la Sierra de Quesada y los distintos yacimientos arqueológicos dan buena muestra de ello.

Qué ver en La Iruela

La iglesia parroquial es sencilla y cuenta con un bonito campanario que llama la atención. Callejear por la localidad supone sumergirse en un silencio cautivador y relajante, que permite llegar hasta la colina del castillo, ascenderla y descubrir la iglesia de Santo Domingo de Silos, localizada en el mismo centro de la fortaleza. La pena es que se encuentra en ruinas, abandonada, pero aún así transmite grandeza y belleza monumental. La torre del castillo templario se encuentra en buen estado, así que subir a ella es inaplazable. Desde esta atalaya se contempla el pueblo y los alrededores, por lo que resulta fácil imaginarse en la época medieval, protegiendo la localidad de los ataques enemigos.

Qué hacer en La Iruela

Esta población alberga una verdadera joya que no debe pasar desapercibida: la tienda de embutidos Pepita. Salchichón, chorizo picante e, incluso, dulces prodigiosos forman parte de su catálogo de productos, cuyo sabor potencia el hogareño y acogedor ambiente humano de sus responsables.

Explorar pueblecitos tan auténticos como Cazorla, Burunchel, Vadillo Castril y Arroyo Frío forma parte de las atractivas experiencias de turismo rural que esta población proporciona a sus visitantes.

Dónde dormir

A la hora de encontrar alojamiento en La Iruela, lo mejor es decantarse por alguna de sus abundantes casas rurales con encanto, especialmente fincas agradables y tranquilas de atmósfera típicamente andaluza. Si bien no hay ningún hotel de lujo como tal en la localidad, la belleza del paisaje se aprecia mejor en un hostal o un bloque de apartamentos de esencia puramente autóctona. En su entorno próximo, por la zona de Jaén, a menos de una hora y media de trayecto, sí es posible encontrar atractivos hoteles dotados con spa, piscina, servicios de alto standing y máximo confort.

Transporte

El coche propio es la mejor opción para desplazarse hasta esta localidad jienense, ya que permite improvisar paradas y admirar toda la belleza natural y urbana que la rodea. Además, existen rutas de autobús, gestionadas por Autocares Alsa, desde Jaén a La Iruela, las cuales se detienen en Úbeda y Cazorla. El recorrido sale a las 8:16 horas de la mañana y tarda más de tres horas y cuarto en llegar a su destino.

Una vez en la localidad, el consejo es aparcar el coche y caminar por ella, recorrerla tranquilamente al propio ritmo, haciendo estratégicas paradas en sus bares y lugares de avituallamiento, como la tienda Pepita.

Otros datos de interés

Este pueblecito es una buena opción para viajar con niños, especialmente por la atractiva visita al castillo. A nivel gastronómico, los platos de la serranía de Cazorla son extraordinarios, muy especialmente las migas de harina, la ajoharina, las gachas dulces y, por supuesto, los frutos del campo, como las aceitunas, las uvas, el melón, los pimientos secos fritos y las exquisitas granadas. De postre, el merengue, los roscos en sus distintas variedades (fritos o de baño), las flores de lis y los borrachuelos son el mejor colofón a una exquisita comida casera. Y, de recuerdo, imprescindible comprar un buen salchichón o chorizo picante para invitar a los cercanos.