​Pozo Alcón

​Pozo Alcón pertenece a la clase de localidades que no brillan entre las zonas más turísticas de España y, sin embargo, es un tesoro que vale la pena descubrir. Situado al sudeste del parque de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, este pueblo comenzó a surgir como tal después de la reconquista de Granada. El 12 de julio del año 1648, el rey Felipe IV dividió al lugar del Pozo de la villa de Quesada y, entonces, pasó a ser una villa independiente. Numerosos viajeros apasionados por el turismo activo reservan su alojamiento en esta localidad, para disfrutar de la hermosa naturaleza circundante.

Además de los hermosos enclaves naturales que rodean a Pozo Alcón, en el centro urbano es posible descubrir algunos atractivos destacados. Entre ellos se cuenta la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Encarnación, concebida en estilo renacentista durante el siglo XVII. Quienes se alojan en un hotel o un hostal situado en el centro del pueblo pueden llegar en solo 30 minutos a Quesada, para visitar el Museo Rafael Zabaleta y conocer la creatividad de este reconocido pintor. Además, alberga obras de Picasso y otros reconocidos artistas.

Desde Pozo Alcón es posible acercarse fácilmente al embalse del Negratín, donde se pueden practicar deportes acuáticos, como el piragüismo, o descansar en una playa naturista. Otra opción es realizar interesantes rutas por los alrededores, como la ruta de Cueva de Higueras de Peralta, donde se aprecian muchas pozas, cascadas y lagos cristalinos. El sendero del arroyo Guazalamanco, por su parte, es un divertido paseo que se puede disfrutar con niños. El parque natural de Cazorla permite realizar paseos a caballo que ofrecen una experiencia inolvidable, divertirse con el Paintball y practicar barranquismo, rápel, tirolina y muchas otras actividades, que proponen opciones para todos los gustos.

A poca distancia del centro de Pozo Alcón, en el mismo parque natural de las Sierras de Cazorla, existe una oferta de casas rurales rodeadas de paisajes naturales maravillosos. Inclusive es posible encontrar convenientes opciones de alojamiento en casas cueva tradicionales, aunque equipadas con todas las comodidades contemporáneas. Algunos de los establecimientos rurales aceptan mascotas y ofrecen actividades muy oportunas para realizar en familia. En el centro del pueblo prestan servicios distintas categorías de hotel, que ofrecen espacios modernos y confortables, y también agradables establecimientos que atienden en modalidad de hostal. Algunos de ellos disponen de restaurante, donde se sirven especialidades de la cocina casera tradicional.

Quienes se acercan a esta región en avión, deben saber que lo más probable es que aterricen en el aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén, que se encuentra a 130 kilómetros de Pozo Alcón. Este trayecto se puede cubrir en una hora en coche o, de lo contrario, es posible acercarse a Granada en 15 minutos mediante el servicio del autobús de Granada Transit. Desde la estación de autobuses de Granada parten autobuses de ALSA que completan el traslado hasta el pueblo, y el viaje dura poco más de 2 horas.

En el centro de Pozo Alcón es posible encontrar todos los servicios necesarios para disfrutar de unas vacaciones, desde diversas tiendas hasta farmacias y supermercados. Su oferta gastronómica es destacada, y presume de una tradición de tapeo muy conveniente. En todos los bares sirven abundantes aperitivos con las bebidas, los que pueden llegar a suplantar una comida o una cena. En la carta de muchos restaurantes aparecen platos preparados con carnes de caza, el arroz con habicholones y las gachas picantes, que se preparan con boquerones fritos o en escabeche y son típicos de la cocina serrana.

Este bonito y tranquilo pueblo andaluz es un destino perfecto para disfrutar de unos días en pareja, en familia o con amigos, en estrecho contacto con la naturaleza. Por eso, existen varias opciones de hotel y hostal con ambiente desenfadado y familiar, donde es posible descansar y, en ocasiones, saborear platos deliciosos y participar en divertidas actividades.