Casares

Casares es una localidad malagueña declarada Conjunto Histórico Artístico y considerada una de las villas más bellas de España. La población tiene un papel protagonista dentro del catálogo de los Pueblos Blancos malagueños situado en Sierra Bermeja, en un cerro a más de 400 metros de altitud. Con más de 6.000 habitantes y limitando con los municipios de Gaucín, Benarrabá, Genalguacil, Manilva, San Roque, Jimena de la Frontera y Estepona, el lugar forma parte de uno de los enclaves medioambientales más importantes de Andalucía: el Paraje Natural Los Reales de Sierra Bermeja. A pesar de que sus orígenes se remontan a la Edad del Bronce, su actual configuración urbana de intrincadas y escarpadas callejuelas revelan su influencia árabe. Los viajeros descubrirán en esta localidad un lugar repleto de edificios históricos interesantes, de espacios naturales que invitan a la relajación y con unas tradiciones magníficas marcadas por la artesanía y la gastronomía.

Los viajeros pueden comenzar su visita a Casares en la zona más alta del pueblo, junto a un abrupto de roca caliza, lugar de ubicación del Castillo, muestra de un tiempo en el que este pueblo era considerado un rincón inexpugnable ya que desde este lugar se controlan las colinas, llanuras costeras y valles de los alrededores. La Iglesia Mayor de la Encarnación, fundada por los Reyes Católicos, es un edificio convertido en la actualidad en el Centro Cultural Blas Infante. Puede visitarse también la casa en la que el 5 de julio de 1885 nacía Blas Infante, padre de la patria andaluza. Además de ser un punto de información turística alberga una exposición permanente sobre la vida de este personaje ilustre. Otros lugares de interés de obligada visita de la localidad son los Molinos Harineros, la Fuente de Carlos III y la Ermita de la Virgen del Rosario.

Dejando atrás el centro urbano de Casares se encuentran los Baños de la Hedionda, donde se dice que Julio César se curó tras bañarse en sus aguas y según cuenta la tradición y en agradecimiento, mandó construir la ciudad. A un paso de los baños, sobre el arroyo, está el Puente Acueducto de los Baños, muestra de la arquitectura hidráulica del siglo XVI que aún se conserva en perfecto estado. Desde los Baños de la Hedionda parte una de las rutas de senderismo más atractivas de la zona. Este itinerario, a través del Canuto de la Utrera, permite a los viajeros descubrir un magnífico paisaje. Si algo sorprende de esta localidad es su increíble riqueza natural y es que este municipio vive en contacto directo con la naturaleza y buena prueba de ello son los numerosos buitres leonados que acompañan al viajero en su camino. La Sierra Crestellina es un escenario natural plagado de matices donde la vida se abre paso con insólita belleza, pudiendo desde una de sus cumbres observar el paisaje que ofrece un municipio fuertemente arraigado a la montaña pero en contacto directo con el mar.

En el centro del pueblo de Casares se emplazan confortables alojamientos de estilo tradicional ideales para utilizar como punto de partida para llevar a cabo numerosas actividades al aire libre. Del mismo modo, tanto en el centro de la localidad como en los alrededores se encuentra una sugerente oferta de hoteles, hostales y casas rurales completamente equipadas.

Casares puede recorrerse a pie muy fácilmente. No obstante, se recomienda disponer de un automóvil para llegar más rápido a la zona de costa y a las poblaciones cercanas. Se ofrece una línea de autobús que recorre las localidades próximas como Manilva, Estepona o Sabinillas. La ciudad de Marbella se encuentra a aproximadamente 50 kilómetros de distancia.

Las fiestas más populares de la localidad son la Romería de la Virgen del Rosario, el Mercado Medieval y la Feria de la barriada del Secadero. Respecto a la gastronomía, los platos más tradicionales de Casares son el conejo a la montaña y la sopa casareña.