Chilches

Cuando se busca un destino original para disfrutar de una escapada diferente, la costa de Málaga debería estar siempre en cualquier lista. Horas y horas de sol, playas de ensueño y, por supuesto, una oferta de ocio que abarca todos los gustos es lo que esta zona tiene que ofrecer, una oferta que se vuelve especialmente interesante en pequeñas localidades como Chilches. Esta, que se encuentra en la zona oriental de la provincia, goza de una magnífica situación para poder disfrutar del mar o para explorar algunos rincones interiores de alto valor de la zona de la Axarquía, todo un regalo que el viajero sabrá aprovechar al máximo.

Es evidente que cualquier viaje a Chilches debe comenzar por explorar a fondo su patrimonio monumental. La ciudad ha estado poblada desde hace milenios, por lo que culturas como la romana, la andalusí o la cristiana han dejado su huella en estas tierras. La torre vigía de la costa, levantada para avisar de posibles invasiones durante la época musulmana, aún sigue en pie y se ha convertido en uno de los grandes iconos de la ciudad por derecho propio. Pero a esta torre hay que sumarle otros espacios que están o en el pueblo o en sus alrededores. Por ejemplo, la iglesia de la Candelaria es otro buen lugar para detenerse, aunque tampoco hay que dejar de lado localidades muy próximas como Torre del Mar o Vélez Málaga.

A la hora de buscar planes en Chilches, lo cierto es que su costa gana un protagonismo bastante bien merecido. La misma playa del núcleo urbano de este pueblo está distinguida con bandera azul por la calidad de sus aguas y por su entorno, y es que la naturaleza llega hasta la misma orilla de una playa que es de lo más interesante. No es la única playa de la zona que merece una visita, ya que otras como la de Maro debería estar incluida en cualquier ruta por la zona. Por lo demás, es aconsejable hacer rutas de senderismo por el interior de esta zona de la provincia de Málaga. Una de las más aconsejables es la subida al Pico del Cielo que no queda nada lejos de Chilches y que cuenta con unas vistas sobre la costa realmente espectaculares.

El alojamiento es uno de los puntos a favor de Chilches. Al tratarse de un pueblo costero enfocado al turismo en gran medida, lo cierto es que encontrar una habitación de hotel o una de hostal es muy sencillo y, además, hay opciones para todos los gustos y presupuestos, por lo que no hay ningún inconveniente en este sentido.

Para llegar desde la ciudad de Málaga, lo más normal ya que aquí se encuentran tanto el aeropuerto como la estación de trenes de alta velocidad, basta con conducir durante 30 minutos por la A-7. Ahora bien, si no se quiere conducir, lo cierto es que también hay servicio de autobuses interurbanos que conectan ambas localidades, por lo que cubrir el trayecto es algo de lo más sencillo.

Es evidente que una localidad con la historia de Chilches debe tener en la gastronomía uno de sus grandes atractivos, por lo que se debe aprovechar la estancia para disfrutar de esos sabores únicos que no se encontrarán en otro lugar. El pescado es especialmente importante en platos como el arroz a banda. Por supuesto, hay que buscar los típicos espetos de sardinas malagueños y todos los mariscos y pescados que dan fama a la costa andaluza por su calidad y variedad, todo para disfrutar de una cocina que ya justifica de por sí la visita a la zona.