Júzcar

Hay pueblos que son capaces de dar una sorpresa a cualquier viajero que se interne en sus calles y no conozca ni su historia pasada ni la presente. Esto es lo que sucede en Júzcar. De este rincón de la sierra malagueña cualquiera se esperaría el típico paisaje de casas encaladas inalterables desde hace siglos. Sin embargo, su estampa es muy diferente, y es que todas las casas del pueblo tienen un color azul que lo convierten en un lugar único en toda Andalucía. Además, la localidad cuenta con un rico patrimonio monumental y está enclavado en la Serranía de Ronda, por lo que la naturaleza se abre paso aquí de una forma muy especial.

Qué ver en Júzcar

Por supuesto, las casas azules de Júzcar, que hasta no hace tanto eran igual de blancas que las de cualquier tranquilo pueblo andaluz, tienen una explicación. En 2011, el pueblo fue elegido para la grabación de la película Los Pitufos, pequeños seres animados que son completamente azules. De ahí que la localidad malagueña cambiara por entero su color tradicional, algo que han mantenido como un nuevo atractivo turístico que seguro que encanta a toda la familia. Esta anécdota no debe ocultar que la localidad cuenta también con un rico patrimonio histórico que hay que conocer. Por ejemplo, en el pueblo siguen quedando los restos de la Real Fábrica de Hojalata, un enclave industrial que puso al pueblo en el mapa a mediados del siglo XVIII. Tampoco hay que perderse de ninguna forma la iglesia de Santa Catalina de Siena ni las ruinas de los muchos molinos que se encontraban en las inmediaciones del pueblo.

Qué hacer en Júzcar

Es interesante y más que aconsejable explorar los parajes naturales que rodean a esta pequeña localidad malagueña, ya que las montañas y pequeños valles de la zona están cargados de encanto. Igualmente, una visita a la cercana Ronda, se encuentra a tan solo 25 km, es ideal para conocer el Tajo o su patrimonio histórico, uno de los más señalados de toda Andalucía. En cuanto al interior de Júzcar, lo cierto es que es muy interesante la visita al Museo Micológico, un espacio dedicado a las setas que ha alcanzado una fama internacional bien merecida. Por otro lado, la localidad forma parte de la Ruta de Fray Leopoldo, por lo que hay que aprovechar este camino que pasa por otros pueblos cercanos como Alpandeire o Pujerra para disfrutar de la historia de la zona.

Dónde dormir en Júzcar

En los últimos años, Júzcar se ha volcado de forma definitiva hacia el turismo. Esto ha hecho que su oferta de alojamiento no deje de crecer en todo momento, por lo que los viajeros encontrarán aquí el espacio que buscan para descansar. Desde una habitación de hotel con todas las comodidades a una en un hostal más económico, son muchas las posibilidades que el pueblo da a cualquier que desee descansar en sus límites.

Transporte

Si se desea llegar a este pueblo desde Málaga, una de las opciones más comunes, lo mejor es conducir por la AP-7 y la A-397, un viaje que cubrirá los 120 km que separan ambos puntos del mapa en 1 hora y 50 minutos aproximadamente. Para llegar desde Ronda, lo mejor es tomar la A-397 durante 30 minutos.

Otros datos de interés

Júzcar es tierra de tradiciones que se dejan ver especialmente en la gastronomía. Platos como las migas, el sopeao o el saltavallao son muy típicos de la zona y pueden encontrarse en los muchos restaurantes del pueblo. Además, hay vinos del terreno que son de gran calidad, por lo que se deben acompañar sus platos con estos caldos para vivir una experiencia gastronómica de alto nivel.