Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

¿Necesitas ayuda?

Atención al cliente
Fotografía de Marigel

o crea tu cuenta con

  • Recibe ofertas exclusivas
  • Acumula euros con tus reservas
  • Accede a tus facturas
  • Reserva mucho más rápido
  • Guarda tus destinos favoritos

Hoteles en Sevilla

_

Hoteles destacados

Barrio de Triana, el alma de Sevilla

Adentrarse, caminar por las calles del barrio de Triana, en Sevilla, es adentrarse en lo más profundo del alma de la capital de Andalucía. Corrales de vecinos, talleres alfareros, academias de baile en las que las niñas aprenden a bailar sevillanas (casi lo hacen antes que a andar), calles teñidas de blanco…Todo aquí es idiosincrasia y carácter genuino, todo ello necesario para que en la barriada hayan nacido algunos de los mejores cantaoras y toreros que han dado los tiempos. ¿Y que decir de los marineros que desde aquí salieron y que, entre otras tripulaciones, completaron las de Magallanes y Elcano en su vuelta al mundo? Ah… y también es natural de Triana (como denuncia su nombre) Rodrigo de Triana, el primer marinero castellano en avistar América. Y es que marinera siempre ha sido Triana (y eso da para mucho)… aunque ya no lo sea.En la ribera derecha del río Guadalquivir (rive droite, que dicen los parisinos cuando se refieren a su Sena) Triana está unido a sus vecinos de enfrente a través de un puente que, tradicionalmente tendido con barcas, es de fábrica desde que en 1852 se construyera el Puente de Isabel II… siendo precisamente la defensa del desaparecido puente de barcas el que da lugar al levantamiento de un castillo que defienda la rústica primera pasarela. Hoy, en el lugar en el que estuvo el castillo, hay una plaza decorada de azulejos y estatuas, rodeada de tabernas con aroma a pescado frito. El corazón del barrio, la calle Betis, queda cerca… muy cerca, con sus impresionantes vistas sobre Sevilla, el río, el puente. Después de fotografiada la panorámica (se aconseja hacerlo al comienzo del día o al atardecer), lo suyo es perderse por el entorno… entorno de calles angostas llenas de vida, corrales de vecinos, y la que fue Catedral del Barrio, la Real Parroquia de Santa Ana, en cuya cercanía, en la calle Pureza, se alza la capilla de los Marineros, sede de la Hermandad de la Esperanza. Ahora hay que caminar algo, puesto que hay que ir a la otra punta del barrio, para dar con otros de los sugerentes atractivos de Triana, como son los talleres alfareros en funcionamiento entorno al Mercado de Abastos (no hay dejar de entrar en el propio mercado) y la sede de una de las cofradías más señeras de la Semana Santa: La Hermandad del Cachorro.