Barro

La localidad de Barro, perteneciente al término municipal de Llanes, ocupa un encantador destino vacacional a orillas del mar Cantábrico donde relajarse en contacto con la naturaleza y disfrutar de un agradable clima y una acogedora hospitalidad. El pueblo es perfecto para participar de entretenidos momentos de ocio en su playa y sirve de punto de partida para una cómoda ruta por las localidades de la comunidad asturiana, degustando su exquisita gastronomía y sus cautivadores parajes de enorme belleza. Su población, entorno a unos 500 habitantes, aumenta considerablemente durante los meses de verano, fecha en las que tienen lugar las fiestas en honor a San Roquín. La parroquia es fruto de su separación de las de Balmori y Niembro a finales del siglo XVIII, y que dio lugar a la construcción de una iglesia y un cementerio.

Barro se enclava en un paisaje escenario de una postal de película, un lugar para desconectar del ruido de la ciudad y sumergirse en una atmósfera tranquila y agradable donde sentirse como en casa. Uno de los lugares más interesantes de la villa es su iglesia, ubicada en un magnífico entorno junto a la bahía, dentro del Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias, y que ha servido de inspiración a numerosos artistas que la han dado a conocer al resto del mundo. La playa de la localidad es también una seña de identidad de la región, arropada por sendos islotes destaca como un retrato cautivador para la relajación, un espacio de paz de arena blanca y aguas cristalinas que se extiende a lo largo de 300 metros y resulta perfecta para darse un baño y compartir en familia entretenidas jornadas de ocio. Asimismo y dada su popularidad, la playa ha sido reclamo en varias ocasiones para el rodaje de series y películas de éxito.

Uno de los principales atractivos turísticos de la parroquia de Barro es su playa, de aguas tranquilas y en un entorno perfecto para refrescarse y llevar a cabo divertidas actividades náuticas. Además, otros destinos de Asturias invitan a disfruta de un sugerente patrimonio de visita obligada. La ciudad de Llanes, a diez minutos en coche, alberga un interesante conjunto monumental entre los que destacan símbolos culturales como el Palacio del Conde de la Vega del Sella, el torrexón de los Posada y la iglesia de San Salvador. Ribadesella, a 24 kilómetros, ofrece llamativos referentes como la Cueva de Tito Bustillo, claro ejemplo de arte rupestre, la Plaza Nueva y la Torre de la Atalaya, del siglo XIX. 

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la provincia, encontrando en la localidad diferentes lugares donde degustar una suculenta cocina tradicional, platos marineros donde destacan los pescados de roca y los mariscos, con especialidades como la langosta a la llanisca, el bonito en rollo o el congrio con arvejos, siempre acompañados de una exquisita sidra.

Barro cuenta con diferentes alojamientos para relajarse y ser protagonista de un agradable descanso en familia. Acogedores hoteles, hostales frente al mar y apartamentos turísticos totalmente equipados se encuentran a disposición de sus huéspedes para proporcionarles los mejores momentos de bienestar y hacerles sentir como en casa.

Barro se localiza en un espacio estratégico del norte asturiano, con vistas a la montaña y a la playa y a solo una hora en coche de los Picos de Europa. Desde las carreteras LLN-10 y LLN-11 es posible acceder fácilmente hasta otras parroquias cercanas como Celoria o Niembru, mientras que la A-8 comunica con ciudades como San Vicente de la Barquera o Ribadesella. Asimismo, un servicio de transporte público enlaza con los lugares de mayor interés de la zona.

Barro cuenta con una superficie de 9.42 km² que comprende un magnífico entorno natural de prados, bosques y parajes costeros. Su clima de tipo atlántico propicia una constante humedad y lluvias abundantes, con una media de trece grados centígrados. La Ruta Salmonera de los ríos Sella y Cares y los Picos de Europa se convierten en un interesante reclamo para los amantes de las actividades al aire libre.