​Candás

​Candás es el nombre de una de las múltiples parroquias asturianas, con la particularidad de ser la más poblada. Otra de sus curiosidades radica en que esta localidad se ubica en uno de los puntos más al norte de la Península, a escasos kilómetros del bello cabo de Peñas. Tradicionalmente, sus habitantes se han dedicado a la pesca y la subsiguiente industria conservera. Aunque, en la actualidad, la industria siderúrgica, así como el turismo y la hostelería, ocupan a cada vez más ciudadanos de esta parte del país. Destaca en especial su puerto, uno de los más importantes de España.

Fruto de su contexto histórico, Candás cuenta con numerosos puntos de interés para los turistas. Así, entre sus monumentos, cabe destacar la iglesia de San Félix o su Casa Consistorial. Con relación a su pasado conservero, merece la pena visitar también las antiguas fábricas Ortiz y Albo, además del denominado Parque de las Conservas. En cuanto al Museo Antón, es un centro de escultura en memoria del artista asturiano Antonio Rodríguez García, otrora casa-palacio del siglo XVIII, perteneciente a la noble familia de los Estrada-Mora. Con respecto a las playas, la de Peña Furada es la favorita de todos los visitantes.

No obstante, también se deben señalar otras playas, como la de La Palmera o la de San Pedro de Antromero. Se puede pasear igualmente por el muelle del puerto, contemplar la Estatua de la Marinera y terminar la ruta en el faro, en la punta de San Antonio. Sus espectaculares vistas harán las delicias de los amantes de la naturaleza en una villa que ha sabido conservar, como pocas, sus raíces marineras. Muy próxima a Candás se encuentra también Perlora, un antiguo puerto ballenero, así como la isla de Entrellusa, a la que ir en ferry. Además, a escasos siete kilómetros se sitúa la torre medieval de Prendes.

En Candás los visitantes pueden pernoctar en una gran variedad de alojamientos, en hoteles o apartamentos con aires marineros y con vistas, muchos de ellos, al océano. Los hostales proliferan igualmente en diversas casas rurales y antiguas casonas de piedra con reminiscencias indianas. En su gran mayoría, los alojamientos disponen de parking, conexión wifi a Internet y recepción abierta durante las 24 horas del día. En muchos de estos hoteles se ofrecen, además, actividades de senderismo, pesca o submarinismo. Y otros tantos cuentan con campo de golf en sus proximidades.

La parroquia de Candás se halla perfectamente comunicada con las principales ciudades asturianas, como Avilés, Gijón y Oviedo mediante las carreteras A-8, AS-110 y AS-118. También se puede llegar hasta aquí directamente en autobús, con conexiones con las principales localidades españolas, como Madrid, Zaragoza o Alicante. Incluso conecta directamente con Andorra. La estación de autobuses dista tan solo unos metros del centro del pueblo. Por último, cabe destacar también la estación ferroviaria de Candás, ubicada en el municipio de Carreño, donde se pueden tomar diferentes trenes de cercanías hasta Gijón y Cudillero, así como hasta Ferrol y Oviedo.

Numerosas festividades se celebran a lo largo de todo el año en la localidad. Destaca en concreto el Festival de la Sardina, donde se preparan sabrosas sardinas asadas con sus habitantes vestidos de marineros. También se puede escuchar música autóctona en vivo en el Festival de Bandes de Gaites. Luego están las romerías de San Antonio y San Roque. Con respecto a su gastronomía, se preparan suculentas calderetas de pescado y marisco, fariñón, marañuelas, arroz con leche y candasinos. Si se viaja con niños, no se puede dejar de ver el centro de interpretación de la fauna marina en el cabo de Peñas.