Salime D´or, una ciudad para un pantano

Grandas de Salime es una localidad asturiana en la que destaca un embalse, aún hoy en funcionamiento, el embalse de Grandas de Salime, construido al final de la Guerra Civil Española por cientos de obreros. Queda cuatro kilómetros a las afueras de Grandas (Asturias) y tiene, nada más y nada menos, que treinta kilómetros de cola (es capaz de recoger hasta 250 hectómetros cúbicos de agua). En otras palabras, es uno de los más grandes de España y seguramente, por la orografía del terreno por el que se extiende, uno de los más espectaculares.

Para construirlo, y teniendo en cuenta que por aquellos años la zona estaba bastante alejada de todo y de todos –para hacerse una idea, Oviedo está a 151 kilómetros- hubo que levantar una pequeña ciudad, con todos los servicios, sobre el mismo lugar de la obra.

Contenedor de las aguas del río Navia, –y ya, de paso, del antiguo pueblo de Salime y de unas dos mil fincas agrícolas que reposan bajo las aguas- el viajero que se acerque hasta este bello pantano encontrará, entre otros equipamientos, las antiguas viviendas de los empleados de hidroeléctrica, los barracones arruinados en los que vivieron los trabajadores que participaron en la obra y un teleférico, de 37 kilómetros de longitud (venía desde el puerto de Navia y fue el más largo de Europa en su género), construido, ex profeso, para llevar hasta allí los materiales y víveres necesarios… dada la precaria flota de camiones pesados de los que, por aquel entonces, se disponía.