Hellín

Ocupando el segundo núcleo de población más numeroso de la provincia de Albacete, Hellín goza de una excelente ubicación al sur de la capital y a pocos kilómetros de la frontera con la Región de Murcia. Se trata de un encantador municipio que alberga un atractivo patrimonio y un completo catálogo de lugares de interés turístico, además de ofrecer a todos sus visitantes una exquisita gastronomía y tradición cultural. El territorio ha servido de asentamiento a importantes civilizaciones como la romana, la árabe o la visigoda, de las cuales se conservan numerosos edificios y construcciones, algunos declarados Bien de Interés Cultural.

La huella cultural dejada en Hellín invita a descubrir unos alrededores llenos de encanto y atractivo entre símbolos tradicionales de interesante arquitectura popular, que combinan los edificios históricos con los que fueran lugar de descanso de la aristocracia y la burguesía. Destacan, en un agradable recorrido por el casco urbano de la localidad, espacios de visita obligada como el castillo almohade y otros referentes religiosos como el Convento de los Franciscanos y la Iglesia de la Asunción, y junto a esta, el emblemático Arco del Salvador. A poca distancia se encuentra el Callejón del Beso y la Casa Mascuñán, así como otros ejemplos de residencias señoriales del medievo. Forman también parte de su patrimonio el Convento de Santa Clara, la Ermita del Rosario y el Museo Comarcal, que ofrece un viaje por el pasado taurino de la ciudad.

El excelente enclave natural de la zona propone escapar del ajetreo de las grandes ciudades para sumergirse en un escenario de tranquilidad perfecto para participar de un buen número de actividades al aire libre. A un paso de la Meseta y Sierra Morena, Hellín cuenta con interesantes senderos que discurren por lugares tan atractivos como el Volcán de Cancarix, rodeado de importantes formaciones geológicas; el Tolmo de Minateda, considerado el conjunto arqueológico más relevante de la región o las rutas de los Valles y del Agua, donde perderse por algunos de los itinerarios naturales mejor conservados de la provincia e idóneos para disfrutar de una jornada de senderismo, pesca o paseos en bicicleta. Asimismo, la localidad ofrece sugerentes recorridos como la de la Sombra de los Alfares, dedicada a la cerámica, o la Huella Musulmana, que transporta a los más curiosos ocho siglos atrás para descubrir la influencia del mundo islámico en el municipio.

Es posible encontrar multitud de alojamientos en Hellín, desde cómodos hoteles y hostales ubicados en el casco histórico hasta otros acogedores espacios rurales orientados al descanso a las afueras de la ciudad. Los huéspedes se sentirán como en casa gracias a una agradable hospitalidad y trato cercano, además de ofrecer prácticos servicios que les harán protagonistas de una estancia inolvidable.

Hellín permite una fácil comunicación por carretera desde el centro y el sureste del país gracias a la Autovía A-30 y la N-301, que enlazan Madrid con la Región de Murcia. Otras vías de acceso desde otras comunidades como Almería, Jaén o Ciudad Real como la A-7, la N-322 y la N-430 también aseguran una conexión rápida y cómoda. A 60 kilómetros se encuentra la estación de tren Albacete-Los Llanos y a 130 kilómetros el aeropuerto Murcia-San Javier.

La población de Hellín es de aproximadamente 30.000 habitantes y cuenta con una superficie de 781,19 km². Son populares la Feria y Fiestas en honor a la Virgen del Rosario, los Carnavales, la Semana Santa y las Fiestas de San Rafael. Su gastronomía tradicional ofrece un legado cultural donde sobresalen especialidades tan exquisitas como el conejo en patagorrina, el gazpacho manchego o las habas con cebolla, entre otras.