Tomelloso

La ciudad manchega de Tomelloso se encuentra situada en La Mancha, en la provincia de Ciudad Real. Localizada en una impresionante llanura, se caracteriza por haber sabido superar las duras condiciones climáticas de esta zona y por haberse convertido en una importante zona industrial de Ciudad Real. Esta actividad económica creciente, unida al interés artístico y cultural que presenta, ha ocasionado que haya numerosos hoteles en Tomelloso, dotados de servicios excelentes. La posibilidad de alojamiento es amplia y de calidad, encontrándose amplias opciones de hoteles y apartamentos de diferentes categorías. Algunos de estos hoteles o apartamentos se encuentran ubicados en el centro de la ciudad, ocupando en algunos casos edificaciones tradicionales. Otros hoteles o apartamentos son nuevos y se han construido en las afueras, para facilitar el acceso a las zonas industriales, estando provistos de las nuevas tecnologías y contando en numerosas ocasiones con piscinas, saunas o equipamiento deportivo. Estos apartamentos y hoteles son un lugar de descanso muy apropiado para los turistas que llegan a esta zona de Ciudad Real, muchos de ellos siguiendo la ruta de Don Quijote.

La ciudad de Tomelloso fue fundada en el siglo XVI, aunque se han encontrado vestigios de asentamientos humanos en la zona procedentes de diferentes épocas de la historia, con la evidencia de haber sido poblada en la Edad de Bronce, en la época romana y en los períodos posteriores. Sin embargo, el crecimiento real de esta localidad de Ciudad Real se produce en el siglo XVI, en torno a un pozo de agua. La ciudad ha crecido muy unida al vino, cada vez de mejor calidad, y también al desarrollo industrial que ha atraído a un gran número de emigrantes que aportan sus señas de identidad a la cultura y tradiciones de esta ciudad. Son varios los lugares de interés monumental que se pueden visitar, destacando el propio ayuntamiento, la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora o la Posada de Portales, una edificación tradicional que conserva la estructura de lo que fue una antigua posada de viajeros. Algunas fiestas populares tienen gran interés, como San Antón o la Semana Santa y su gastronomía de Tomelloso es un valor seguro.