cover

Encuentra hoteles y otros alojamientos en Cuenca

Hoteles destacados

Cuenca

A media horita escasa de Madrid (un poquito más, si en lugar de optar por un Tren de Alta Velocidad se opta por venir por carretera), Cuenca, la Ciudad de las Casas Colgadas –que no Colgantes-, la villa que resbala su callejero por un cerro coronado por las leves ruinas de lo que fue castillo, es lugar en el que el viajero, de una forma un tanto sorpresiva, descubre, además de la hermosa arquitectura que ya esperaba –y de la que ya sabe antes de llegar- un corolario de museos y centros de arte que (tópicos mandan) no parecen casar con la imagen tradicional de la vieja Castilla. Afortunadamente, muchos son los tópicos del pasado que se están quedando en eso: en tópicos y en pasado.

Así, combinación de lo viejo y lo nuevo, el pasear conquense va entrelazando, catedral gótica, museos diocesano y arqueológico, ayuntamiento barroco, plazas como la Mayor o la de la Merced, Torre Mangana –a cuyos pies se están excavando los restos de la vieja judería-, el magnífico Museo de las Ciencias de CLM o el edificio de la Fundación Antonio Pérez, excelsa colección de arte ubicada en un viejo convento carmelita habilitado y adaptado para ese uso… por no hablar de las célebres, medievales –y ya nombradas- Casas Colgadas, reconvertidas, mediada la década de los años 60, en pionero Museo de Arte Abstracto por obra y locura de los pintores Fernando Zóbel y Gustavo Torner, quienes se empecinaron en traer hasta aquí lo mejor del arte español del siglo XX -Millares, Saura, Tàpies, Feito, Canogar, Rivera…- y lo consiguieron.

Como se ve, no anda Cuenca manca –ni coja- de atractivos culturales y arquitectónicos, como tampoco lo anda de atractivos para el yantar. Antigua tierra pastoril y en la que, ayer, como hoy, los inviernos son de mucho frío, Cuenca es ciudad de recetario contundente y calórico. Ahí van algunas sugerencias para cuando se esté sentado a la mesa del restaurante o menú elegido y se esté leyendo el menú: morteruelo (que alguien llamó foie-gras a lo bestia), ajoarriero, gazpachos de pastor, zarajos (solo para estómagos blindados), asados de cordero o cochinillo, y de postre, alajú, una suerte de turrón duro herencia de los árabes. Ah… y antes de cerrar el almuerzo, no habría de olvidarse pedir un chupito de resolí, un licor que unos dicen de origen italiano y otros árabe.

Información de interés sobre Cuenca

¿Cuáles son los mejores hoteles para familias en Cuenca?
Si buscas alojamientos para familias en Cuenca, algunas de las mejores opciones son: Hotel Torremangana, Exe Cuenca, NH Ciudad de Cuenca
¿Qué hoteles en Cuenca cuentan con recepción 24 horas?
Actualmente la mayor parte de los alojamientos disponen de recepción 24 horas o alternativas para acceder al establecimiento a cualquier hora del día. Aquí podrás encontrar algunos alojamientos de recepción durante todo el día: Hotel Torremangana, Hotel Alfonso VIII De Cuenca, Exe Cuenca
¿Cuáles son los mejores hoteles en Cuenca con piscina?
Un hotel con piscina siempre es una apuesta segura para disfrutar de una completa estancia en cualquier escapada. Sin duda, los hoteles con piscina son los más demandados de la zona por este motivo. Te informamos de nuestro ranking de mejores hoteles con piscina
¿Qué hoteles en Cuenca cuentan con parking?
Si vas a viajar a esta localidad con coche, lo ideal es buscar un hotel o alojamiento con parking para mayor comodidad durante la estancia. ¿Quieres conocer los establecimientos de la zona que cuentan con este servicio? Aquí te informamos de algunos de los hoteles que tienen parking.
¿Qué hoteles en Cuenca tienen gimnasio?
Viajar no tiene porqué significar descuidar la salud y el estado físico. Existen numerosos hoteles con gimnasio o zona de fitness que te permiten mantenerte en forma durante la estancia. Si estás buscando este tipo de alojamientos con gimnasio en #lin...

Qué ver o hacer en Cuenca y alrededores

Leer 33 recomendaciones de la provincia.
  • Cuenca (Cuenca)

    Sitios visitables además de la ciudad, las torcas, la ciudad encantada, la laguna de uña, el nacimiento del río cuervo

  • Cuenca (Cuenca)

    Ciudad enclavada en la roca

    Cuenca es mucho mas que casas colgadas, está llena de rincones que fotografiar, la Catedral es preciosa por fuera pero también por dentro, no os perdáis los juegos de colores de las vidrieras sobre todo a última hora de la mañana que es cuando da el sol, el puente de San Pablo con unas vistas espectaculares de las casas colgadas y de la sierra, el Museo de Arte Abstracto donde podréis ver obras de los mejores...Chillida, Tapies, Saura entre otros, ya solo por el edificio merece la pena ya que el museo se encuentra en las casas colgadas y el edificio está restaurado con mucho encanto. Sus casas de colores, sus escalinatas, sus múltiples miradores, los rascacielos del barrio de San Martín, el Parador, el Museo de las ciencias también es bastante interesante, el Convento de Las Blancas, la zona del Castillo con sus vistas. Cuenca además es una ciudad muy tranquila, donde pasear sin rumbo y perderse.

  • Cuenca (Cuenca)

    Cuenca

    Bonita ciudad, es pequeña en un día se ve todo, para ir al casco histórico hay que subir muchas cuestas.

  • Cuenca (Cuenca)

    Cuenca bien merece una escapada larga.

    Cuenca es como dos ciudades en una que coexisten armoniosamente. Por un lado, la Cuenca moderna, abierta de calles amplias, comercios, bares y plazas agradables, donde sus habitantes llevan una vida envidiosamente apacible. Por otro lado, la Cuenca vieja, ese museo vivo que se encuentra en la parte alta y en la que el ejercicio físico es complementario en la visita, pues no paras de subir y bajar escaleras. Pero tiene un enorme atractivo, llena de placitas, rincones, paisajes, vistas espectaculares, una catedral digna de las mejores, donde sorprende esa capilla presidida por un esqueleto. El entorno de la Plaza Mayor es un hervidero continuo de turistas y de clientes, donde todos comulgan juntos al calor de un vinito y de las excelentes recomendaciones gastronómicas locales: zarajos, ajorriero y demás platos compiten con otras apuestas modernas pero siempre sin perder el sabor de lo autóctono, de lo original.

  • Cuenca (Cuenca)

    La ciudad se encuentra en un paraje natural espectacular

    Recomiendo a todo el que visite la ciudad, la visita nocturna a la Catedral. Referente a los restaurantes, creo que había poca variedad, pero creo que el momento en el que hemos ido, con el tema de la pandemia, no era el mejor.

  • Cuenca (Cuenca)

    Ciudad visitable, paseo agradable, solo una pega la zona centro es pequeña y si hay muchos turistas no encuentras mesa en restaurantes para sentarte, ni interiores ni exteriores.

  • Cuenca (Cuenca)

    Todo es espectacular, pero no dejéis de visitar el Barrio San Antón.

  • Cuenca (Cuenca)

    La parte antigua de Cuenca es impresionante. Visitar la catedral resulta imprescindible y callejear por la zona significa descubrir espacios de gran belleza y donde parar con tranquilidad. Los distintos miradores ofrecen vistas magníficas sobre la ciudad y la naturaleza del entorno.La parte moderna de la ciudad contiene algunos puntos de interés pero, en general, no parece estar a la altura del casco antiguo.

  • Cuenca (Cuenca)

    Cuenca, Patrimonio de la Humanidad

    Su casco antiguo está enclavado en una colina rodeada por los ríos Júcar y Huécar. A sus pies se extiende la ciudad moderna.

  • Cuenca (Cuenca)

    Bonita pequeña ciudad, ideal para un fin de semana, Lo mejor la iglesia de Santo Domingo, y el paseo por la ribera del río Duero

¿Ya conoces Cuenca?

Comparte con otros viajeros lo que más te gusta de Cuenca.

↑