Ocaña

El municipio de Ocaña se localiza en la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha y es una de las poblaciones más populares de la provincia de Toledo. En la actualidad cuenta con más de diez mil habitantes y limita con municipios como Aranjuez, Ontígola o Ciruelos. En el territorio se han encontrado vestigios prerromanos y romanos, aunque su origen se remonta a la Edad Media, siendo durante siglos propiedad de la Orden de Santiago. Los visitantes descubrirán en el municipio un magnífico conjunto monumental así como varios espacios dedicados a la música, a la pintura y a la danza.

Ocaña sorprende con sus edificaciones y monumentos públicos como la Plaza Mayor, que destaca por su amplitud y por su buen estado de conservación. Las dos iglesias más populares son las de Santa María y San Juan, esta última se fecha en el siglo XIII y se cree que fue levantada sobre una sinagoga. El claustro del Convento de los Padres Dominicos es un edificio de dos plantas, al que se le conoce popularmente por albergar un gran belén permanente al que se le añaden efectos luminosos y sonoros. Los turistas descubrirán en el Palacio de los Cárdenas un voluminoso edificio de concepción renacentista con decoraciones que aluden al gótico y al mudéjar. Otros lugares de interés que se convierten en rincones de obligada visita son el Teatro Lope de Vega y el Museo Arqueológico, que guarda en su interior una excelente muestra de piezas pertenecientes a la época celtibérica, romana y medieval.

Los visitantes descubrirán en Ocaña un amplio catálogo de actividades a llevar a cabo. Es posible descubrir los monumentos más interesantes de la ciudad, comenzando por la impresionante Plaza Mayor y su ayuntamiento. En ese mismo lugar se emplaza la oficina de turismo, un espacio muy útil para reservar visitas guiadas por los distintos rincones de interés que hay en la localidad. Una de las rutas más populares es la que recorre las galerías subterráneas de la Fuente Grande, una obra de ingeniería hidráulica con un diseño que permite conducir y captar agua y que se sitúa junto a los lavaderos municipales. Cerca del Convento de Santo Domingo se ubica el Porticum Salutis y un museo con reliquias traídas por los dominicos de sus viajes por Asia. La población cuenta con diversas cafeterías, mesones y restaurantes donde degustar exquisitas tapas y otros platos tradicionales de la gastronomía ocañense. Las fiestas de la localidad están relacionadas con la temática religiosa y destacan las que son en honor a Nuestra Señora de los Remedios y a Jesús de las Cuevecitas.

Los turistas encontrarán en la localidad Ocaña varios alojamientos donde disfrutar al máximo de su tiempo de vacaciones. En el centro del pueblo se localizan varios hostales y hoteles de estilo tradicional equipados con útiles servicios capaces de conseguir que los huéspedes se sientan como en casa. En los alrededores del municipio se emplazan edificios de conocidas cadenas hoteleras con categoría de dos y tres estrellas y que se convierten en el punto de partida ideal para descubrir los rincones más interesantes del territorio.

Ocaña es un importante nudo de comunicaciones que cuenta con un aeródromo y una estación de ferrocarril cuya línea comunica con provincias como Madrid, Cuenca o Valencia. Asimismo, mediante las diferentes autovías y autopistas es posible conectar con Aranjuez, Córdoba, Toledo o San Clemente. La ciudad de Aranjuez se encuentra a unos quince minutos por carretera y Toledo se sitúa a aproximadamente 50 kilómetros de distancia.

Cabe destacar que la Semana Santa de Ocaña está declarada una fiesta de interés turístico nacional. En abril se celebra el mercado medieval y en mayo la Romería de San Isidro Labrador. En esta localidad murió el padre de Jorge Manrique, el maestre Rodrigo Manrique, al que se le dedicó una de las obras más populares de la literatura española.