Murallas de Ávila

Ya desde la lejanía el viajero aprecia con toda claridad la magnifica obra que representa la Muralla de Ávila, junto con el casco urbano al que abraza y protege, Patrimonio de la Humanidad. Aunque muy reformada a lo largo de los tiempos, en lo esencial, esta obra data del siglo XII… aunque sabemos que en época romana ya existió aquí una muralla o cerca, la cual debía tener un perímetro inferior a mil setecientos metros ¿la razón?

León era, en tiempos del Imperio Romano, ciudad de más categoría, por lo que su muralla también había de ser mayor. La de hoy mide 2.516 metros Construida, entre otros materiales, aprovechando las piedras de la vieja necrópolis romana y los restos de las murallas romana y visigoda, la muralla fue levantada al poco tiempo de ser reconquistada la ciudad por los cristianos. ¿La razón de que sea tan poderosa? En aquellos años, estando los hispanomulsmanes aún cerca, este territorio fue, durante mucho tiempo, algo así como tierra de nadie, por lo que el rey Alfonso VI de Castilla, quiso que la ciudad contara con fuertes defensas. Así, y más o menos en la misma época, fueron levantadas las murallas de Ávila, Salamanca y Segovia. Luego, a finales del siglo XVI, el rey Felipe II ordenaría reforzar la muralla, levantándola hasta los quince metros y mandando construir, en algunas de sus partes, una segunda barrera que hiciera las veces de barbacana.

A punto estuvo, en el siglo XIX, la muralla de ser demolida, para facilitar el ensanchamiento de la ciudad. La falta de caudales, por aquel entonces (parece que no han cambiado mucho las cosas) paralizó la obra….y salvó a la muralla, puesto que en 1884 toda Ávila fue declarada monumento nacional. Varias décadas después, allá por 1961, Charlton Heston pudo venir aquí y protagonizar al personaje del Cid en la película homónima