cover

Un lugar especial en el centro de Salamanca

Con respecto al origen de la gruta, existen versiones para todos los gustos. Desde quien dice que fue fundada –más bien excavada- por el propio Hércules, hasta quien afirma que fue obra de árabes y celtas. Incluso hay quien se atreve con una versión alternativa: es la entrada a un laberinto de túneles que recorría todo el subsuelo de Salamanca.

En realidad, sea cual sea el origen, lo que a la mayoría interesa es la leyenda unida a la gruta y que habla de lo que les sucedió a un grupo de estudiantes, entre los que se hallaba el Marqués de Villena, interesados en las ciencias ocultas. Al parecer, el grupo decidió que, tras los siete años de ritos iniciáticos por los que habrían de pasar, uno de ellos se quedaría recluido en la cueva… en pago a las lecciones recibidas por el diablo… en realidad, el párroco de la iglesia. Según la leyenda, el número de alumnos era siempre siete, numero con implicaciones místicas. Los alumnos debían pagar por las clases recibidas. El método era peculiar, se sorteaba que alumno debía pagar por todos, si al que le tocaba no podía pagar, debía permanecer encerrado en la cueva

Fue al marqués a quien tocó la china. Según parece, para librarse del encierro, llegó a un acuerdo con el diablo, a quien vendió su alma a cambio de su libertad. La fama del lugar ha acabado siendo tanta que en Iberoamérica se llaman salamancas a las cuevas, lugares ocultos y oscuros en los que se practica la magia.

↑

Llévanos en tu bolsillo ¡gratis! Descarga nuestra APP y ¡ahorra!