Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

¿Necesitas ayuda?

365 días/24 horas para incidencias sobre reservas

Atención al cliente
o crea tu cuenta con
  • Recibe ofertas, inspiración y novedades de Centraldereservas.com
  • Acumula dinero con tus reservas
  • ¡Invita a tus amigos y os lleváis 10 euros cada uno!
  • Accede a tus facturas
  • Reserva mucho más rápido
  • Guarda tus destinos favoritos

Hoteles en Pedraza de la Sierra

Pedraza, el pueblo de las velas

Sucede cada verano, desde hace años. Los vecinos de Pedraza, apagan el alumbrado eléctrico y llenar las calles del pueblo de velas. Mientras, con la noche ya cerrada, un concierto de música suena desde dentro del castillo de la localidad. La verdad es que la mezcla de sensaciones, y pese a la peligrosa masificación de los últimos años, es de lo más apetecible.

Villa de aspecto medieval, aunque la cercanía relativa a Madrid ha hecho que se pierda bastante de la genuina ruralidad que, hasta hace no demasiado tiempo, aquí hubo, merece la pena llegarse hasta aquí –ya sea en la noche de las velas o en un día cualquiera-. Un aviso para los que van a todas partes en coche. Habrá que dejar el coche extramuros, en el aparcamiento habilitado junto a la antigua ermita del Carrascal, y perderse por el interior de la puerta de la Villa. El paso a coches de motor está prohibido, así que toca caminar y disfrutar.   La primera sorpresa la ofrece Pedraza a pocos pasos de la entrada. La antigua cárcel de la villa, construida en el siglo XVI junto a la mencionada puerta, su interior se conserva prácticamente intacto, pudiéndose ver cómo eran las lóbregas mazmorras, cepos, celdas, curiosas letrinas semiempotradas en los muros. Las visitas, guiadas, duran unos treinta minutos y se hacen en fin de semana –en verano, todos los días-.

Al salir, toca seguir caminando por Pedraza –o, más bien, empezar a hacerlo, pues dicho queda que se acaba de llegar-. Las opciones son varias… aunque la verdad sea dicha ¿por qué quedarse con una? Mejor tomarlas todas: el mirador de Ontanilla, con las excelentes vistas sobre la sierra; la iglesia románica de la plaza del Álamo;… ¿y qué decir de la miles de veces fotografiada plaza Mayor?; ¿o del castillo que fue de Zuloaga y que hoy custodia parte de la obra del pintor?. Luego, casi como un ritual, habrá que comprar algo en los comercios de la calle de la Calzada… ¿Y que tal un cordero asado?. En todo caso: bon apetit. Y es que, a buen seguro, los sentidos comerán en Pedraza… todos los sentidos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. Más información

Cerrar
↑