Centro de Valladolid

En el centro de Valladolid, y en medio de su interesante arquitectura, aparecen hoteles sofisticados, de cuatro estrellas que tienden a cinco, y que son ideales para unas reposadas vacaciones, o para una relevante convención de negocios. Estos establecimientos ofrecen suites de primer nivel y habitaciones decoradas elegantemente. Algunas se definen estilo apartamentos, pues incluyen microondas y nevera. Los viajeros exigentes pueden optar por hoteles boutique en el corazón del centro de Valladolid, con ambientes vintage de lujo. Destacan otros servicios de estos hoteles de alta categoría, como restaurantes estilosos, habitaciones juveniles o clásicas, cafeterías en entornos tradicionales vallisoletanos, tronas y cunas y, en ciertos casos, hospedaje de mascotas. Con respecto a los apartamentos del centro de Valladolid, salta a la vista su comodidad, integrando el menaje necesario y habitaciones confortables. Algunos apartamentos cuentan con un salón que puede funcionar como habitación adicional, por lo que resultan perfectos para familias con niños.Los hoteles de las inmediaciones de la Plaza Mayor, punto imprescindible del centro de Valladolid, son los indicados para quienes desean explorar los detalles de la ciudad. Es la primera plaza mayor rectangular que se diseñó en España, y en ella alternan visitantes y locales. Antiguamente albergó el mercado y las celebraciones populares, y hoy se extienden joyerías, bares y bancos al amparo de sus soportales, muy cercanos a bonitos apartamentos de la zona. Otra alternativa que brinda el centro de Valladolid está en los apartamentos próximos al Campo Grande, un inmenso parque urbano en el que una barca ofrece un paseo por el lago. Entre construcciones religiosas como la majestuosa Catedral de Valladolid, diseñada por Juan de Herrera, y la Iglesia de Santa María la Antigua, emblemática del centro de Valladolid, existen hoteles que sitúan al viajero en medio de la historia. Otros enclaves imperdibles son la Iglesia de San Miguel, de puro estilo jesuita, y la Iglesia de San Pablo, fundada en 1286 por María de Molina. El turista podrá elegir, entonces, entre buenos apartamentos o distintos hoteles en el centro de Valladolid, que prodigan el alojamiento adecuado para cualquier plan de vacaciones o de negocios.