cover

Caldas de Montbui

La localidad de Caldas de Montbui, situada a 28 kilómetros de Barcelona, se encuentra sobre un manantial de agua que ya se utilizaba desde tiempos del Imperio Romano, tal y como puede comprobarse en la visita de sus termas romanas, las mejor conservadas de la Península Ibérica.Recuperada como villa balnearia a finales del siglo XIX, época en la que se levantan las construcciones modernistas que conserva la población, también exhibe Caldés el museo de Manolo Hugué, el mejor amigo que Picasso tuvo (y no tuvo muchos, lo que habla por si sólo del carácter de Hugué). Fruto de aquella amistad, Hugué recibió las obras picassianas que se exhiben en este museo.

Aguas hipertermales que brotan a una temperatura de 77º lo que, unido a sus propiedades clorurado sódicas y fluoradas, las hacen ser especialmente indicadas para afecciones reumáticas y articulares, este manantial está especialmente indicado para el tratamiento de las secuelas de traumatismos osteoarticulares, neuralgias y otras alteraciones de carácter neurológico, respiratorio y relacionadas con afecciones de gota y obesidad.

En el balneario de Caldes de Montbui uno puede regalarse todo un abanico de tratamientos que van desde masajes neurosedantes, peeling aromático corporal o antiestrés con miel, baño de algas, envoltura corporal de baño purificante… Además, los niños menores de doce años, podrán utilizar los servicios de balneario junto con sus padres.

↑