Manresa

​Manresa es una localidad catalana perteneciente a la provincia de Barcelona y a la comarca del Bages. Se trata de un municipio originariamente industrial que cuenta con más de 75.000 habitantes y que ofrece a sus visitantes un sugerente conjunto medieval. La ciudad se encuentra en el centro de Cataluña, muy cerca de los ríos Cardener y Llobregat, y es un nudo relevante de comunicaciones entre las regiones del mar y la montaña. Las primeras referencias documentadas sobre la ciudad datan del siglo IX y, aunque el paso de los árabes la dejó bastante despoblada, en el siglo XIV el territorio volvió a crecer económica, demográfica y urbanísticamente. En el siglo XIX la localidad destacaba sobre todo por ser un centro industrial de referencia textil, siendo popular en la actualidad por ofrecer a sus visitantes un rico patrimonio cultural con murallas, iglesias medievales, edificios barrocos y casas de estilo modernista.

La ciudad de Manresa posee diversos e interesantes lugares para recorrer, siendo referentes del lugar "La Seu" o iglesia gótica diseñada por Berenguer de Montagut, la Cueva de San Ignacio, la calle del Balç, ejemplo de urbanismo medieval, el Parque de la Sequía y el Castillo Medieval Oller del Mas. Los visitantes descubrirán en el centro histórico de la localidad relevantes monumentos y vestigios como la Torre de Sobrerroca, la Plaza Mayor, las calles de Sant Miquel y d'en Botí y la Plana de l'Om. El Pont Vell, de origen romano, atraviesa el río Cardener y ocupa una reconstrucción a partir de la base de sus arcos centrales. El Pont Nou también cruza el mismo río y su construcción data del siglo XIV, siendo uno de los puentes medievales mejor conservados y más largos de Cataluña. Dentro del patrimonio modernista del municipio destacan la Casa Lluvia, el Casino, la Casa Torrents y la Casa Padró Domènech.

Manresa da la oportunidad a los turistas de llevar a cabo sugerentes itinerarios culturales por toda la ciudad. La ruta modernista, con edificios como la Buresa o el Teatro Kursaal, permite a los visitantes conocer la historia de los siglos XIX y XX, cuando la ciudad vivió un cambio económico muy positivo gracias a la industria textil. Asimismo, los viajeros podrán realizar visitas relacionadas con edificios religiosos entre los que se incluyen la Capilla de Sant Ignasio, la Basílica de la Seu, la Capilla del Pou de la Gallina y el Centro de Interpretación. La localidad alberga diversos espacios naturales idóneos para los amantes del deporte y de otras actividades al aire libre para realizar en familia o en compañía de amigos. El Parc de la Sèquia ofrece un recorrido de 26 kilómetros y alberga en su interior un museo y un centro de visitantes. Se facilitan visitas guiadas en bicicleta por los distintos monumentos y espacios de interés histórico y natural de la región.

La ciudad de Manresa ofrece numerosos alojamientos que se clasifican en hoteles, pensiones, hostales y apartamentos turísticos. Los hoteles y apartamentos cuentan con los servicios necesarios para disfrutar de unas inolvidables vacaciones en la mejor compañía. Para todos aquellos visitantes que prefieran el contacto con la naturaleza, se facilita una zona de acampada y aparcamiento de caravanas.

Manresa dispone de una amplia red de transporte público compuesta por ocho líneas de autobuses urbanos que operan de forma regular durante todos los días de la semana. Asimismo, la localidad cuenta con una estación de trenes y con varias paradas de autobuses interurbanos que comunican con otros municipios catalanes a través de carreteras como la C-25, C-16 o E-9.

Los turistas encontrarán en Manresa una magnífica ciudad que combina el clima mediterráneo con el continental, que propician unos veranos bastante calurosos y unos inviernos fríos. Durante todo el año se celebran eventos populares como la Feria de L'Aixada, las Fiestas de la Luz y la Feria Mediterránea.