Viladecans

La ciudad de Viladecans se encuentra en un núcleo de 20 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de más de 65.000 habitantes. La localidad pertenece a la comarca del Baix Llobregat y a la provincia de Barcelona, y a lo largo de los años ha ido evolucionando de territorio agrícola a municipio industrializado. Respecto a su historia, cabe destacar que recientemente se ha encontrado un yacimiento arqueológico con restos de mamíferos de grandes dimensiones. No obstante, se cree que el origen de la villa data del siglo I, cuando el pueblo romano se dedicaba a labores agrícolas en la zona. La localidad conserva en la actualidad un interesantes patrimonio histórico-artístico que se ve reflejado en diversos monumentos repartidos por la ciudad y sus alrededores.

Los visitantes encontrarán en la ciudad de Viladecans numerosos edificios de interés turístico que reflejan el pasado histórico de la localidad. La Casa de la Vila o el Ayuntamiento ocupa un edificio modernista que introduce detalles neogóticos y que data del siglo XIX. Otra edificación es la Torre del Barón, una construcción medieval perteneciente al siglo XII y que en la actualidad es utilizada por el ayuntamiento para llevar a cabo eventos y exposiciones artísticas. Asimismo, la villa cuenta con varios edificios religiosos de gran relevancia como la Ermita de Sales, de estilo románico, la Parroquia de San Juan Bautista y la Iglesia de Santa María de Sales. Los turistas podrán recorrer otras constricciones históricas como la Torre Roja de estilo medieval, el edificio modernista de Casa Pilar Moragues y el centro de exposiciones Masía de Can Amat.

La localidad de Viladecans ofrece a sus visitantes una gran variedad de actividades para realizar, tanto en la ciudad como en sus alrededores. Además del amplio patrimonio monumental que alberga la villa, los turistas pueden degustar la deliciosa gastronomía del lugar en cualquiera de los restaurantes y bares que se encuentran repartidos por los diferentes rincones de la ciudad. Los amantes de la naturaleza encontrarán en Cal Menut un espacio protegido de interés local ubicado en la falda de la montaña de Sant Ramón y que muestra numerosos almendros centenarios pertenecientes a una variedad única de origen catalán. A lo largo de todo el año se realizan varias fiestas populares, destacando la Fiesta Mayor de Verano, Carnavales y el Mercado de Artes y Oficios.

Los visitantes encontrarán cómodos y funcionales alojamientos en el centro y en los alrededores de Viladecans. En la localidad hay hoteles hasta de cuatro estrellas equipados con servicios de alta calidad. Del mismo modo, se ofrecen hostales y pensiones que se adaptan a las necesidades de todos los huéspedes. También hay apartamentos familiares con cocina para que la estancia en la ciudad se convierta en una experiencia confortable y provechosa.

Los turistas podrán moverse con facilidad por la ciudad de Viladecans gracias a los medios de transporte público. Se ofrecen varias líneas de autobuses urbanos e interurbanos que conectan con otros rincones de la localidad así como con otras ciudades cercanas como Barcelona, Gavá, Esplugues de Llobregat o Cornellà de Llobregat. Asimismo, se dispone de una estación de trenes en la localidad así como de una extensa red de carreteras que comunican con el resto de municipios catalanes.

Cerca del núcleo urbano de la ciudad de Viladecans se sitúa una amplia playa ideal para disfrutar de una experiencia única de sol, mar y relajación, y es por ello que se recomienda visitar la localidad en los meses de verano y primavera. Recorrer la villa es una oportunidad única para viajar a otras localidades cercanas como Barcelona, destino que ofrece un amplio catálogo monumental y otros interesantes rincones de ocio.