cover

Esquiar en La Molina

Con nada menos que siete escuelas de esquí, la pionera estación de esquí de La Molina –fue una de las primeras que se abrieron en España y la primera en instalar un telesilla- es el lugar ideal para aprender a esquiar. Y si a eso se le suma que hay trece pistas verdes ( además 17 azules, 18 rojas y 7 negras), bien podría decirse que este centro invernal, situado en las estribaciones pirenaicas de la Cerdanya, en el Pirineo de Girona, es una estación de esquí ideal para todos los públicos.

Fronteriza con Francia y Andorra, La Molina son, si se le suma la vecina estación de La Masella, a la que está unida a través del área Tossa d\\\'Alp, cincuenta kilómetros de dominio esquiable… sobre los cuales se han trazado sesenta y un kilómetros de pistas de esquí alpino, además de una pista de esquí de fondo.

Bien trazada y distribuida en sus accesos, no es habitual que aquí se formen aglomeraciones… y eso que suelen acercarse hasta aquí un buen número de esquiadores atraídos, además de por las muy buenas instalaciones –por ejemplo, hay dieciséis modernos remontes aquí instalados-, por saber que, casi con total seguridad, van a encontrar nieve. Y es que trescientos sesenta cañones aseguran que va a haber nieve durante toda la temporada y en todas las pistas de la estación.

Siempre en continua renovación, la temporada pasada inauguró La Molina un nuevo snowpark en la zona Pla d\\\'Anyella con motivo de las pruebas de boardercross, big air y halfpipi de la Copa del Mundo de Snowboard 2011. Y es que una cota máxima de 2445 metros y una mínima de 1.700 dan para mucho.

Ah, y además de venir aquí a esquiar, el esquiador descubrirá algo que pocos conocen: lo muy profusa que es la región en cuanto a instalaciones balnearias. Todas ellas se encuentran en la zona francesa, en la llamada Catalunya Nord, a pocos kilometros las unas de las otras.

DATOS PRÁCTICOS

http://hivern.lamolina.cat/es/

↑

Llévanos en tu bolsillo ¡gratis! Descarga nuestra APP y ¡ahorra!