Madremanya

El simple hecho de poder pasear por las antiguas calles de piedra de Madremanya hace ya que el viaje merezca por entero la pena. Esta es una de las localidades del interior de Gerona que más atractivos contiene, y es que parece que la Edad Media se detuvo aquí de forma definitiva en forma de grandes caseríos de piedra y calles empinadas. Pero no solo el caso urbano local es interesante, en los alrededores hay una buena cantidad de pueblos que se merecen una detenida visita y, por supuesto, la ciudad de Girona aguarda a tan solo 25 km contando con uno de los patrimonios más reconocidos de la zona.

Qué ver en Madremanya

El patrimonio local es muy amplio. Uno de los mejores planes para descubrir el pueblo es pasear sin rumbo por sus calles centrales. Hay muchas casas aún hoy habitadas que conservan la fisionomía propia de la Edad Media, por lo que un paseo es ya una forma de descubrir el patrimonio local. Pero hay algunos lugares concretos que no hay que perderse. Por ejemplo, la iglesia de Sant Esteve es todo un regalo para el viajero. Su construcción data del siglo XIV, aunque hay elementos en su interior, como el ábside, que guardan la tradición románica de la zona.

Qué hacer en Madremanya

No hace falta buscar mucho para encontrar planes capaces de llenar hasta el último segundo de una estancia en la zona. Por ejemplo, muy cerca de esta localidad hay pueblos con un interés monumental de lo más alto. Se trata de localidades como Púbol, La Pera o Monells, todas ellas con esa faceta medieval que hace que el interior de la provincia de Girona resulte toda una joya. Asimismo, la misma ciudad de Girona es un ingrediente que hay que añadir a la receta de cualquier viaje por la zona. Su riqueza patrimonial es indudable, así que nadie se arrepentirá de dedicar un poco de tiempo a explorar sus calles más antiguas. Pero la naturaleza también se abre paso en las inmediaciones de Madremanya. Zonas como el parque natural de la zona volcánica de la Garrotxa con sus volcanes hoy extinguidos son lugares que se merecen una detenida visita.

Dónde dormir en Madremanya

En los últimos años, tanto Madremanya como sus alrededores han vivido un auge del turismo que ha hecho que su oferta de alojamiento llegue al nivel de las mejores de Cataluña. Cualquier que viaje hasta aquí tendrá la oportunidad de encontrar una habitación en un hotel, una casa rural o un acogedor y económico hostal en el que poder descansar mientras explora esta zona de Girona.

Cómo llegar

Hay varias formas de llegar hasta este pueblo. Lo normal es comenzar el viaje desde Gerona, que es la ciudad más importante de los alrededores. Así, si se elige el coche privado para cubrir la distancia entre ambos puntos, habrá que conducir unos 35 minutos por la GIV 6701 para completar los 25 km que hay entre ambas ciudades. El transporte urbano también da opciones. El autobús interurbano 55 llega hasta esta localidad necesitando para ello tan solo 50 minutos.

Otros datos de interés

Hay momentos del año en el que este pueblo resulta mucho más interesante que de costumbre, lo que ya es toda una proeza. Por ejemplo, a finales de febrero se celebran las tradicionales calçotadas, una oportunidad para vivir de cerca la cultura y la gastronomía de la zona. Otro buen momento para acercarse a esta zona es en San Jorge, figura que llena el centro del pueblo de leyendas medievales que resultan irresistibles para cualquier viajero con la imaginación despierta.