Queralbs

Cataluña es una tierra de contraste. En ella el viajero puede pasar en pocos minutos del ritmo frenético de una gran urbe a una serie de pueblos que parecen que quedaron clavados en plena Edad Media. Uno de ellos es Queralbs, un paraíso para todo aquel que desee disfrutar de monumentos, naturaleza y cultura sin tener que desplazarse para nada. Además, el ambiente rural de esta localidad es otro de sus atractivos, lo mismo que la naturaleza que llena los alrededores de un pueblo que merece la pena descubrir de forma detenida si se tiene la oportunidad de disfrutar de una estancia aquí.

Qué ver en Queralbs

En esta localidad de la provincia de Gerona hay mucho que ver. Buena parte del encanto monumental del pueblo se encuentra en los restos de estilo románico que dan un marcado carácter medieval a toda la zona histórica de Queralbs. Así, puede que el monumento mejor conservado y más valorado por los expertos sea la iglesia románica consagrada en honor de San Jaime que fue construida a finales del siglo X. Sus arcadas, el retablo interior y su bóveda son de lo más interesantes. Tampoco hay que dejar de visitar el cercano Monasterio de Nuria ni dejar escapar la oportunidad de dar un paseo por sus calles más céntricas en las que los edificios de piedra conservan el sabor más auténtico de la arquitectura local.

Qué hacer en Queralbs

Es posible que la naturaleza sea la que brinda una mayor cantidad de oportunidades para realizar planes en los alrededores de Queralbs. Por ejemplo, muy cerca de los límites del pueblo se encuentra la estación de esquí de Puigmal, un lugar perfecto para disfrutar del esquí o para practicar senderismo y otras actividades al aire libre. Igualmente, el parque natural de las Cabeceras del Ter y del Freser se encuentra a muy poca distancia. Este entorno es perfecto para los que buscan disfrutar de pequeñas elevaciones, ríos y rutas naturales que cuentan con una belleza muy especial en cualquier época del año.

Dónde dormir

El alojamiento no constituye ningún problema para todos los que deseen alojarse en esta zona de la provincia de Girona. Hay que tener en cuenta que esta región es una de las más visitadas por la presencia de las pistas de esquí cercana y por haber sido el lugar de vacaciones de muchos amantes de la montaña de ciudades como Barcelona. Así, es bastante sencillo encontrar una habitación de hotel muy completa o una en un hostal que mantenga un precio más ajustado pero que no esté para nada exenta de calidad.

Cómo llegar

Una de las opciones para llegar hasta este pueblo de montaña es hacerlo conduciendo desde Barcelona. Para ello se necesitan 2 horas a través de la C-17, tiempo en el que se completarán los 129 km que separan ambas ciudades. Por otro lado, llegar desde Girona es más sencillo. En este caso es necesario tomar la C-25 hasta llegar al pueblo para disfrutar de todos los monumentos y lugares de interés que este tiene.

Otros datos de interés

La gastronomía es uno de los grandes atractivos de esta zona de Cataluña. No se debe perder de vista que en muchos casos aún se sigue viviendo de la agricultura en los pueblos, por lo que los productos frescos de la huerta son protagonistas de muchos de los mejores platos locales. Asimismo, durante la temporada de setas hay que aprovechar para conocer las distintas preparaciones que son tradicionales de la localidad. Los embutidos y la miel que muestra la tradición apicultora de la zona son excelentes propuestas que tampoco hay que dejar escapar.