​Benissa

​Benissa se ubica al noreste de la provincia de Alicante y a solo quince minutos en coche de las encantadoras playas de Calpe y otros municipio del litoral. En el territorio se han encontrado pinturas rupestres que confirman la existencia de pequeños asentamientos durante la Prehistoria, así como la existencia de núcleos de residentes musulmanes que, durante siglos, convivieron con la población cristiana hasta que tuvo lugar el amurallamiento de la villa a principios del siglo XVI. La ciudad invita a disfrutar de un sugerente recorrido por un interesante patrimonio cultural, degustar auténticas delicias gastronómicas y ser protagonista de una estancia inolvidable entre la agradable hospitalidad de sus gentes.

Benissa propone una seductora visita por un interesante patrimonio que ha sabido conservar su origen y un gran número de monumentos históricos, teniendo la oportunidad de descubrir símbolos tan atractivos como el Templo Parroquial de la Puríssima Xiqueta, de estilo neoclásico y cuya construcción se inició a principios del siglo XX, o la Casa Museo Abargues, una vivienda palaciega de los siglos XVIII-XIX y que alberga en su interior una importante colección de detalles de la época como escudos heráldicos o una capilla privada. Uno de los lugares más bellos de la localidad es la Placeta de l'Església Vella, un espacio que ocupó en el pasado la Iglesia-Fortaleza de San Pedro y que, tras su demolición, sirve en la actualidad para la celebración de todo tipo de eventos culturales. Se consideran también de visita obligada la Sala del Consell, la Casa de Juan Vives y el Convento de los Padres Franciscanos.

Benissa se localiza en la comarca de la Marina Alta y propone compartir un completo catálogo de actividades como la Ruta de las Ermitas, en un itinerario donde descubrir la Ermita de Lleus, la de Santa Ana o la de Pedramala, entre otras. La zona costera invita a vivir una experiencia de ocio y entretenimiento inolvidable en lugares como Cala Pinets, Cala de la Llobella o la Platgeta de l'Advocat, espacios encantadores de arena fina o roca que sirven de lugar de relajación para toda la familia. La Ruta del Molí del Quisi es perfecta para los amantes de la naturaleza y para conocer antiguos edificios funcionales que combinan la belleza del paisaje con rincones donde participar de costumbres pasadas. Asimismo, es posible llevar a cabo itinerarios por más de 60 kilómetros de senderos como los que conectan Xalò-Camí Tàrbena, Murla-Penyó Roig o Alcalalí-Coll de Rates.

Benissa y sus alrededores invitan a disfrutar de un cómodo y tranquilo alojamiento en forma de hostal, apartamento u hotel con encanto donde descansar y relajarse en un ambiente tranquilo y acogedor. Tanto en municipios del interior como en destinos costeros de la provincia es posible encontrar el mejor espacio para el bienestar de grupos y familias, perfecto para compartir unas merecidas vacaciones de cultura y ocio.

Benissa se encuentra perfectamente comunicada desde la N-332 y por la AP-7 o Autopista del Mediterráneo, así como con otras localidades de la provincia y encantadoras poblaciones costeras a partir de vías secundarias como la CV-7470 y la CV-745. Las ciudades de Benidorm y Gandía se encuentran a 32 y 44 kilómetros respectivamente.

Los originales y sabrosos platos de su gastronomía aseguran una agradable experiencia gastronómica entre exquisitos embutidos artesanales y una infinita variedad de arroces, además de suculentas especialidades como el "bull amb ceba" o el "mullador de sangatxo". La población ocupa una extensión de 69,71 km² y cuenta con una población de alrededor de 13.000 habitantes, con la popular Sierra de Bernia como uno de los principales atractivos de riqueza natural del municipio.