Cabo Roig

Hay sitios de costa en los que el mar es solo un aliciente más de los muchos que el viajero puede encontrar. Una buena prueba de ello es la localidad alicantina de Cabo Roig, un paraíso de arenas finas en las que el Mediterráneo muestra toda su belleza y encanto. Pero es que, además, esta localidad conserva un rico patrimonio tanto natural como monumental, algo que se une a una serie de lugares de interés que no hay que dejar de visitar en los alrededores. Así, esta ciudad es el destino perfecto para familias, parejas e incluso grupos de amigos.

Qué ver en Cabo Roig

Tener la posibilidad de pasar unos días en Cabo Roig es algo a lo que hay que sacar el máximo provecho posible, y para ello nada mejor que perderse en las playas que dan forma a la zona. En total, los límites de esta localidad cuentan con 10 kilómetros de litoral que se reparten en unas 15 playas y calas en total. Por ejemplo, uno de los mejores planes que tienes a tu alcance es el de perderte por las Calas Aquamarina o disfrutar de la tranquilidad en la pequeña Cala Cerrada. Prácticamente todas las de la zona cuentan con Bandera Azul y se extienden por un entorno en el que la oferta gastronómica y de ocio es de primer nivel, por lo que será complicado que cualquier viajero salga defraudado de esta zona.

Qué hacer en Cabo Roig

Pero para aprovechar al máximo el viaje a Cabo Roig también se debe explorar un poco los alrededores del pueblo, y es que hay alguna que otra sorpresa que no pasará desapercibida. Uno de los parajes más interesantes es el de la isla de Tabarca. Está habitada durante todo el año siendo la más pequeña del Mediterráneo que cuenta con población. Por sus calles se puede vivir la historia en su fortificado centro urbano. Otro de los planes a los que no hay que renunciar es conocer la cercana Torrevieja y algunos de sus puntos de interés como, por ejemplo, el Museo Flotante compuesto por una patrullera y un submarino, un plan que seguro que divierte a toda la familia.

Dónde dormir en Cabo Roig

Desde hace mucho tiempo, Cabo Roig vive casi en exclusiva del turismo, algo que se nota bastante en la calidad de su oferta de alojamiento. En esta localidad alicantina es tan fácil encontrar una habitación en un económico hostal como hacerlo en un hotel en primera línea de playa con todos los servicios imaginables. Así, cualquier viajero encontrará siempre una opción ideal que cubra sus necesidades.

Transporte

Si el visitante llega en avión a la zona, lo más normal es que lo haga en el aeropuerto de Alicante. Desde esta ciudad se puede conducir por la N-332 durante una hora para cubrir los 60 km que hay hasta Cabo Roig. Por supuesto, también hay opciones de transporte público como los autobuses urbanos que circulan por la costa valenciana o los trenes de cercanías. En este último sentido, el C1 es el tren que conecta ambas ciudades de una forma más rápida.

Otros datos de interés

Vivir las tradiciones del pueblo y su gastronomía es algo que ningún viajero debería dejar de hacer si tiene la oportunidad de pasar unos días en la zona de Cabo Roig. Dentro del mismo pueblo, especialmente en la parte cercana a la playa, abundan los chiringuitos, espacios en los que la cocina local se mantiene intacta. El protagonismo de los productos del mar es absoluto, por lo que los pescados y mariscos son esenciales para disfrutar de la cocina, aunque tampoco hay que olvidar las paellas valencianas que se elaboran aquí de una forma completamente artesanal.