La Lonja de Valencia

Uno de los edificios más importantes del gótico europeo, la Lonja de los Mercaderes (Valencia) fue acabado de construir en 1498 –las obras se iniciaron en 1483 y vino a sustituir a la antigua Llotja de l'Oli, que ya se había quedado pequeña para las necesidades de la ciudad-. Obra firmada, en su constitución original, por el ingeniero y arquitecto valenciano Pere Compte, la lonja ha visto diversas obras de reforma con el pasar de los siglos.

Construida entorno a dos edificios claramente diferenciados, el Patio de los Naranjos y el cuerpo central, hay diversos elementos claramente característicos y únicos de esta construcción, mereciendo la pena ser destacados, entre ellos, el salón columnario con sus ocho columnas elevadas con formas de cuerdas marineras, y el pavimento de esta misma estancia, con sus recuadros de mármol de color negro, blanco y canela. Patrimonio de la Humanidad desde 1934 "El Consulado de la Lonja", sucesor del Consolat del Mar sigue reuniendo aquí a los comerciantes, industriales y agentes comerciales de todos aquellos productos allí cotizados. Hoy día la sesión de la Lonja se celebra los viernes. Además, otro comercio se celebra en la Lonja los domingos: el de la filatelia y numismática del Consulado de la Lonja de Valencia. Se trata pues de un monumento vivo y con plena actividad.