Valencia

Con las banderas arcoíris bien visibles en muchas ventanas del centro de la ciudad, una de las calles a las que sería recomendable acercarse para conocer la vida gay que palpita en el corazón de la ciudad, sería la calle Turia…curiosamente uno de esos lugares a los que sólo vas cuando alguien te lleva… pero de los que luego te alegras de haber conocido. Fuera de las rutas tradicionales, y en el entorno del Jardín Botánico –territorio valenciano tradicionalmente gay-, en la calle Turia abundan los locales para tomar algo que son manifiestamente gays o, cuanto menos, gayfriendly. Además, casi todos ellos, están regentados o atendidos por personal LGBT.

El precio del cubierto de los locales de restauración de esta calle cubren todo el abanico de posibilidades, desde el restaurante de cocina internacional a 60 € por persona hasta la bocatería de patatas bravas y cerveza por 3 €… Y todo concentrado en una sola calle. Es perfecto.