Centro de Cáceres

Cáceres es una capital extremeña que tiene el privilegio de disfrutar de un casco antiguo, la Parte Vieja, que está declarado Patrimonio de la Humanidad. Cáceres es un importante centro agropecuario, con industria de transformación, que está situado sobre una extensa llanura junto a la frontera portuguesa.

El centro de Cáceres es en realidad dos espacios, uno intramurallas y otro fuera de ellas. Tanto en uno como en otro se pueden encontrar alojamientos de calidad, en hoteles y apartamentos céntricos, en una capital de dimensiones humanas en las que es fácil desplazarse a pie de unos puntos a otros.

Visita obligada es la que todo viajero ha de girar a los conjuntos religiosos del centro de Cáceres, por supuesto que el de la Concatedral de Santa María, además de las iglesias de San Francisco Javier, San Mateo y Santo Domingo. Dos conventos también del centro de Cáceres de los siglos XVI y XVII son los del mismo de Santo Domingo, el de San Pablo y Santa Clara.

Sin embargo, el patrimonio más variado y contrastado del centro de Cáceres es el sus casas nobles, casonas urbanas, palacetes, algunos convertidos en hoteles y apartamentos, en los que vivió la terratenencia y nobleza extremeñas.

La lista de una hoja de ruta para visitarlos es realmente larga: Episcopal, de Golfines de Abajo, de las Cigüeñas, de las Veletas... y así hasta no menos de una treintena de los siglos XVI, XVII y XVIII. Todos ubicados entre algunos de los hoteles y apartamentos mejor situados del centro de Cáceres.

Ese centro de Cáceres fue parte de un entorno fortificado. Fue Isabel La Católica la que comenzó a levantar un conjunto de torres defensivas de las que han sobrevivido la de Bujaco, la de los Púlpitos, la Adosada, la Albarrana, la de Aver o la de Carvajal, alguna de cuyas alturas son parte del horizonte urbano de algunos de los hoteles y apartamentos de la ciudad.

A Cácéres hay que ir en el momento de alguna de sus fiestas principales, en Semana Santa, por Las Candelas y San Blas o en tiempos de alguna de sus romerías, como las de los Santos Mártires de San Fabián y San Sebastián.

Esas festividades son una buena oportunidad para degustar la variada gastronomía local, el gazpacho cacereño, las patatas en escabeche con tencas o las tortas del Casar. Y un lugar en el que encontrarse con esos platos, los restaurantes de la Plaza Mayor o la comercial calle de San Pedro, un sitio de compras no muy lejos de los mejores hoteles y apartamentos del centro de Cáceres.